Autorizan a adquirir un predio para construir una nueva planta cloacal

El Concejo autorizó su compra, a la vez que encomendó iniciar el trámite de expropiación. Allí se construirán instalaciones modernas que otorguen la posibilidad de hacer un tratamiento integral de los líquidos cloacales.

El Concejo Deliberante autorizó a la empresa Obras Sanitarias a iniciar gestiones para adquirir o expropiar un predio de 184 hectáreas ubicado en las inmediaciones del barrio Parque Peña para construir allí una nueva planta de tratamiento cloacal. Las tierras están ubicadas a unos 500 metros de distancia hacia el norte de la planta actual y su costo, está estimado en unos 11 millones de pesos.

No obstante, la compañía aún sigue negociando con su propietario para establecer un monto definitivo y otras condiciones de la operación.

Según le explicó ayer a LA CAPITAL el presidente de la comisión de Recursos Hídricos del Concejo Deliberante, Diego Garciarena (Concertación Plural) el cuerpo aprobó este jueves una ordenanza autorizando a OSSE a efectuar la compra. Pero al mismo tiempo, le encomendó que inicie los trámites de expropiación ante la Legislatura provincial, para disponer de una segunda alternativa que asegure el éxito de la operación.

El predio en cuestión tiene una superficie mucho más amplia que la requerida por el nuevo edificio, pero lo cierto es que su dueño sólo admite la venta de toda la propiedad, donde en la actualidad, funciona una huerta.

No obstante, existen planes para aprovechar gran parte de ese terreno, debido a que el proyecto de OSSE contempla la posibilidad de desarrollar un tratamiento integral de los residuos cloacales, para lo cual -en el futuro- debería contarse con un amplio espacio físico.

Compatibilidad con el emisario

Si bien la idea de crear un nueva planta existe desde hace tiempo, el proyecto fue acelerado ante el inminente inicio de las construcción del emisario submarino.

Esta obra, a través de la cual los líquidos cloacales serán transportados a 3.600 metros de la costa, exige que la planta incorpore nueva tecnología.

Por esa razón se decidió construir instalaciones modernas que otorguen la posibilidad de hacer un tratamiento integral de los líquidos cloacales y que tengan utilidad por un plazo de unos 50 años.

El nuevo establecimiento dispondría de crivas rotativas y autolimpiantes, en reemplazo de las actuales que son estáticas, lo que obliga a los operarios de la empresa a limpiarlas manualmente de manera periódica.

Las crivas son dispositivos similares a coladores, que permiten hacer una primera separación entre residuos cloacales líquidos y sólidos.

En la actualidad, la planta recibe unas 15 toneladas diarias de desperdicios sólidos, que son transportadas hasta un vivero para que se estabilicen y terminen convirtiéndose en un reconstituyente de suelos.

Fuentes de la empresa le explicaron a LA CAPITAL que lo ideal sería que ese trabajo se realice dentro la misma planta, pero hoy el lugar no reúne las condiciones necesarias como para albergar a esta actividad.

En cambio el predio que se encuentra en proceso de compra sí dispone del espacio suficiente como para hacer un tratamiento de sólidos bajo condiciones ambientales controladas y sin afectar a los barrios cercanos con malos olores.

La nueva planta tendría también instalaciones compatibles con el emisario submarino, cuya construcción comenzará dentro de dos meses. Entre otras cosas el nuevo edificio contaría con un "desarenador" para retener los sedimentos que arrastran los líquidos cloacales evitando que ingresen al emisario para que no haya obstrucciones.

La planta actual, inaugurada en el año 1989 y diseñada por el ingeniero Alberto Baltar -fue bautizada con su nombre tras su fallecimiento- sería conservada para aprovechar sus estaciones de bombero y debido a que desde allí serán volcados los líquidos ya tratados al emisario. Por lo tanto estaría conectada con el nuevo establecimiento.

Según se desprende del proyecto de presupuesto elevado por OSSE ante el Concejo, para este año ya fue reservada una partida de dinero destinada a la compra de los terrenos. Pero todavía no está resuelto el financiamiento para llevar adelante la obra edilicia y de infraestructura, que en el mejor de los casos, recién arrancaría el año que viene.

Comentá la nota