Autoritarismo, desidia, provocación

Por: Eduardo López y Alejandro Demichelis.

Estos dos años del gobierno de Mauricio Macri se caracterizaron por su autoritarismo: que se expresa con sólo mencionar el accionar de la UCEP –que golpeaba a los ciudadanos en situación de calle—; el nombramiento como jefe de la Policía Metropolitana de Jorge "Fino" Palacios –hoy preso e implicado por el atentado a la AMIA—; la contratación de un espía en el Ministerio de Educación, que además de pinchar teléfonos, desde la auditoría de Educación se dedicaba a perseguir docentes afiliados a UTE y a estudiantes; el nombramiento, como nuevo jefe de la Policía Porteña, de Eugenio Burzaco –que asesoraba a Jorge Sobisch en temas de seguridad cuando ocurrió la represión en Neuquén y que llevó al asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba—.

El reciente nombramiento en el Ministerio de Educación de Abel Posse, un procesista, reivindicador de la dictadura, sostenedor de la represión, ratifica la línea autoritaria de su gobierno.

Su desidia: en estos dos años las políticas públicas y sociales tuvieron un retroceso sideral: rebaja del presupuesto para educación, crisis en los hospitales públicos, cero por ciento para viviendas sociales, cierre de centros culturales.

Su provocación: su estilo de niño bien, caprichoso y de ideología neoliberal-autoritaria, ha tenido esa impronta. Provocación en la persistencia para designar funcionarios nefastos; provocación cuando no escucha las demandas sociales; provocación cuando llama a los docentes "vagos", provocación cuando, permanentemente, les echa la culpa de su desastroso gobierno a los demás; provocación cuando se hace el distraído sin dar respuestas serias, responsables y concretas ante las demandas de los ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires.

Por todo esto, desde nuestra organización, UTE-Ctera Capital, rechazamos la designación de Abel Posse como ministro de Educación y exigimos su renuncia inmediata. Asimismo reclamamos la urgente comparecencia ante la Legislatura del jefe de Gobierno, Mauricio Macri, como máximo responsable de las nefastas políticas llevadas adelante en su gestión.

Comentá la nota