Las autoridades y los trabajadores de Sameep esperan hoy la visita del gobernador Capitanich

Después de una semana complicada en la empresa Sameep, el gobernador de la provincia Jorge Capitanich buscará tranquilizar las aguas, cumpliendo con la promesa de visitar a las autoridades, sino también reunirse con los trabajadores quienes durante las manifestaciones en respaldo de la conducción de Gustavo Martínez, hicieron una serie de planteos de la situación del sector.
De esta manera con la descartada renuncia de Martínez y la visita del primer mandatario, los gremios aguardan se concrete la reunión que estaba prevista para el viernes último y que fuera postergada por el viaje de Capitanich a Buenos Aires. La idea de los dirigentes sindicales es la de pedir por la continuidad laboral del personal contratado y certeza del flujo de recursos que se destina a obras, que a su vez garantizan el trabajo del personal.

Cabe recordar que los trabajadores habían lanzado un paro por tiempo indeterminado, la que fue levantada con la promesa del gobernador de reunirse para conversar sobre la situación la empresa y formular propuestas. "Decidimos que si se da la reunión con el gobernador, entre martes o miércoles informaremos lo hablado a los trabajadores. Pero, de no existir esa reunión, los compañeros decidirán qué se hará", anticipó el dirigente Daniel Tabares.

El secretario general de uno de los gremios sanitaristas, además marcó las expectativas respecto de las propuestas que presentarán sobre las formas de financiamiento que necesita la empresa para que se pueda arribar a algún tipo de acuerdo. "No está descartada la medida de fuerza sino se dan los términos para el financiamiento que debe recibir Sameep estimados a través de los decretos firmados por ejecutivo, pero esto quedará a discusión de los compañeros".

Contaduría, Tesorería y Obras Públicas en espera

Al igual que los trabajadores de Obras Públicas de la administración central, el personal de Contaduría y Tesorería General de la provincia mantiene el cese de medidas de protesta a la espera de un desenlace respecto a la ley de equiparación salarial. En este sentido los próximos días serán determinantes para saber si finalmente las soluciones para estos sectores quedan plasmadas o decididamente volverán a las protestas como lo vinieron haciendo en los últimos meses.

En Obras Públicas decidieron en una asamblea realizada junto a miembros de la Comisión Directiva de UPCP abrir un compás de espera hasta el miércoles, día en que se reunirá la Comisión de Trabajo, establecida por el decreto 1773 de paritarias estatales, con las autoridades del Ministerio de Infraestructura.

La situación conflictiva se encuadra en el marco regulatorio del decreto que estableció las paritarias estatales para intentar resolver los tres puntos del petitorio, que se basan en una pronta definición ministerial para iniciar el debate por la estructura orgánico funcional del ministerio, concretamente la designación de representantes, y un cronograma de reuniones para su realización; la indefinición del ministerio respecto al envío de la reglamentación de la ley de fondo estímulo a la Cámara de Diputados, y los reiterados casos de "abuso laboral", presentados a las autoridades del Ministerio mediante la nota emitida el día 28/08/09.

El gremio y sus trabajadores afiliados ratifican su vocación de construcción de la paz social mediante el consenso y el diálogo para resolver la crisis del organismo que dirige la obra pública en la provincia.

La entidad reiterará el pedido de constitución de la Mesa de Trabajo por escrito, y mientras tanto suspenderá las medidas de acción directa en la espera de respuesta del ministro Omar Judis. Al respecto, la asamblea de trabajadores denunció el maltrato verbal y el acoso de parte de una funcionaria responsable del personal, como tema a tratar, y a la vez consignaron que si el maltrato se repite volverán a reunirse para repudiar y hacer las presentaciones que correspondan ante la justicia.

Por su parte el personal de Contaduría, Tesorería y la Dirección de Finanzas espera la promulgación del blanqueo salarial de los trabajadores legislativos para que finalmente se pueda cumplir la ley de enganche. A pesar de que el gobierno advirtió que vetará la ley, la última asamblea decidió mantener el estado de alerta permanente y movilización.

El secretario general del gremio Felipe Lambaré advirtió que "en el encuentro entre los trabajadores se coincidió en que dimos un paso importante con la sanción de la ley, pero la gente está mal por las expresiones del ministro de Economía. A pesar de ello se tomó la determinación de normalizar el servicio, pero declarando el estado de asamblea permanente, alerta y movilización, que se extenderá hasta el 11 de septiembre, fecha límite que tiene el gobernador para vetar o promulgar la ley".

Comentá la nota