Autoridades sanitarias provinciales reportaron ocho nuevas muertes por la gripe A, siete en Río Negro y una en San Juan, lo que elevó a 386 los decesos por la enfermedad en el país, que se mantiene segundo detrás de Estados Unidos por el número de falle

Se trata de familias del barrio Infantería, a quienes les construyeron casas en el marco del programa de erradicación de ranchos, por gestión del diputado provincial, Jorge Menem. Los vecinos se quejaron por las condiciones de las casas y reconocieron que inclusive tuvieron que poner plata de sus bolsillos para pagar parte de los materiales. "Es una vergüenza las condiciones en las cuales me entregaron la casa.
Esto es una miseria, son unos delincuentes, que inclusive se llevaron los materiales que eran para nosotros", se quejó una de las vecinas. Ver galería de imágenes.

Familias que soñaron con cambiar el rancho en el que vivían por una casa algo más digna, chocaron con la desilusión de enfrentarse con la inoperancia política.

Se trata de los vecinos del barrio Infantería, quien al estar incluidos en el programa de erradicación de ranchos, se vieron beneficiados con la construcción de una nueva casa, gracias a la gestión del diputado provincial, Jorge Menem.

Sin embargo, lejos de convertirse en un sueño, el nuevo hogar se transformó en una pesadilla para sus moradores, debido a las numerosas falencias edilicias.

"Es una vergüenza las condiciones en las cuales me entregaron la casa. Esto es una miseria, quiero que Menem se mueva y vea como hace para arreglar esto", se quejó uno de los damnificados.

"Esto es una plataforma con un tanque", agregó otro vecino, quien reclamó que "sólo pido que me entreguen la casa como debe ser. Parece que se quedaron con un vuelto de la plata que le entregaron".

Otro de los indignados vecinos manifestó que el diputado Menem, "le prometió a mi hermano, pero no le dio nada. Son unos delincuentes, los materiales se los llevaron ellos", denunció.

En este sentido varios de los damnificados sostuvieron que debieron pagar los materiales de sus propios bolsillos para poder terminar la construcción de la casa.

Comentá la nota