Autoridades sanitarias confirmaron la baja del índice de mortalidad infantil

Se trata de uno de los indicadores más sensibles del sistema sanitario y Pergamino arrastra el triste privilegio de estar por sobre la media provincial, por lo que su control importa un desafío permanente para la comunidad médica y una responsabilidad política.
Ayer en horas de la mañana los integrantes del comité de seguimiento de la mortalidad materno infantil se reunieron para analizar algunos indicadores sanitarios que permiten asegurar que este año se produjo una baja "considerable de uno de los índices más sensibles del sistema sanitario que es el que tiene que ver con la muerte de bebés y niños".

En el marco de una rueda de prensa convocada para confirmar el descenso en el porcentaje de decesos ocurridos durante el año 2009, la doctora Adriana Torriggino, directora de Epidemiología y Estadísticas de la Secretaría de Salud del Municipio, precisó que "la convocatoria a la prensa tiene relación con que estamos cerrando el trabajo anual en el comité de seguimiento de la mortalidad materno infantil para 2009".

"A pesar de que no tenemos las cifras totales porque todavía faltan unos días para la real finalización del año, uno de los objetivos más importantes que teníamos que era la reducción del índice ha sido cumplido", confirmó, acompañada por el doctor Fabián Muglia, responsable del área Programática del Hospital y por los doctores Marta Albornoz, Chipana Cerrón y Luis Kubescha.

"No hay cifras definitivas todavía, recién en los primeros días de enero vamos a poder confirmar los números", indicó y confió que "según los parámetros preliminares, hay una reducción del índice de mortalidad infantil mayor al 20 por ciento".

Consultada respecto de cuál fue la cifra final de 2008, la funcionaria recordó que el índice de mortalidad del año pasado fue de 17.4 por cada mil nacidos vivos y planteó que "nos habíamos fijado la meta de reducir la mortalidad un 10 por ciento por año".

En este sentido y aún reconociendo que "la reducción alcanzada este año supera nuestras metas estrictas", Torriggino explicó que "el análisis del indicador no se puede basar solamente en un año".

"Cuando uno hace análisis de la tasa de mortalidad infantil como indicador del sistema sanitario de un lugar, tiene que hacer promedios quinquenales; esta es la manera correcta de proceder y poder analizarlo, porque que un año tengamos 10.8 por diez mil y al año siguiente 20 indica que ese 10.8 fue debido al azar", explicó.

El trabajo

En orden a las estrategias que se pusieron en marcha para revertir la tendencia de un indicador que siempre pone a Pergamino por sobre la media provincial, la doctora Adriana Torriggino comentó que "trabajamos en varios frentes, trabajamos a nivel de atención primaria y a nivel de atención secundaria" y planteó que "hubo correcciones en cuanto a los controles de embarazo, tanto en las salas de atención primaria como en el centro de atención hospitalaria".

Al respecto, recordó que "este año se organizó el consultorio de control de embarazo de alto riesgo, que era una meta que teníamos y que era muy importante porque hay embarazos que no se pueden controlar en una sala de atención primaria por los riesgos que importan para la salud de la madres y para la salud del bebé".

"Podríamos dar algunos ejemplos, mamás hipertensas, mamás diabéticas, mamás adolescentes deberían controlarse siempre en un ámbito hospitalario y eso es lo que hemos conseguido a lo largo del año y a partir de una reformulación del Servicio de Obstetricia".

En lo que atañe a la estrategia implementada desde el Municipio y en el marco de la atención primaria, la funcionaria indicó que "el mayor esfuerzo estuvo puesto en la búsqueda activa de las embarazadas, fuimos a buscar a las madres para que se hicieran los controles, no esperamos que lleguen al CAP sino que salimos a buscarlas activamente".

En este punto indicó que "generalmente se detectan con la colaboración de las manzaneras, de las comadres, de los vecinos del barrio" y como ejemplo mencionó que "hicimos un relevamiento sociosanitario en el barrio Las Lomitas, en el que se detectaron embarazos tempranos en mujeres que todavía no habían concurrido al CAP de la zona para realizar los controles".

"Trabajamos en la búsqueda intensiva de las embarazadas", reiteró, aunque aclaró que "por supuesto que siempre alguna se escapa y no se controla como corresponde".

Sin números provinciales

Respondiendo a la inquietud periodística sobre cómo estima que está Pergamino con respecto a la media provincial en la medición del índice de mortalidad materno infantil, la doctora Adriana Torriggino confesó que "no tenemos datos de los valores de la provincia correspondientes a este año porque justamente el Gobierno provincial tarda más en recogerlos porque tiene que recolectar toda la información".

En este sentido, volvió al análisis de la cuestión local al mencionar que "este año hicimos un seguimiento más estricto, incluso de fuentes informales sabemos de alguna muerte de algún bebé ocurrido fuera de Pergamino y la hemos sumado".

"Hemos hecho búsquedas activas para tener las cifras lo más aceitadas posible, tanto del sector público como privado", remarcó y destacó que "el hecho de que el Servicio de Neonatología del Hospital tenga la más alta complejidad del Partido hace que siempre los casos más graves se atiendan en ese ámbito lo que colabora mucho con el seguimiento de las muertes".

El consultorio

Las consideraciones sobre el funcionamiento del consultorio de alto riesgo estuvieron en la voz del doctor Fabián Muglia, responsable del área Programática del Hospital San José, quien indicó que "trabaja con personal de Obstetricia".

En este sentido aprovechó la oportunidad para "destacar el esfuerzo que se ha hecho desde el Hospital para poner un personal a disposición de esta comisión, ya que sabemos que el servicio de Obstetricia tiene sus planteles absolutamente incompletos".

Priorizando el seguimiento de los embarazos de alto riesgo, en este consultorio se dispuso de personal capacitado para atender estas situaciones. "Tenemos intenciones de mejorar el funcionamiento e incorporar la atención psicológica como servicio a estas embarazadas y a sus familias", anticipó y confió que "esta es una de las metas que tenemos para el año próximo".

"Seguramente de los análisis surge la necesidad de incorporar un psicólogo para que acompañe a estas mujeres, ya que cuando se detecta una anomalía congénita incompatible con la vida o el embarazo se da en situaciones de alto riesgo, la mamá requiere de un acompañamiento psicológico y es muy importante brindárselo". En este punto, la doctora Torriggino acotó que "de la misma manera desde Neonatología y Pediatría del Hospital y desde la estimulación temprana debe darse un seguimiento de los bebés nacidos bajo situaciones de riesgo".

"Hay algunos que no fallecen, pero quedan con secuelas importantes motrices, neurológicas y de detención del crecimiento sobre las que hay que intervenir".

Evaluando positivamente el trabajo desplegado durante el año, Muglia remarcó que "toda la tarea de control y seguimiento se hizo en equipo".

"Creo que en 22 años es la primera vez que hemos creado un ámbito en el que la Municipalidad y el Hospital han trabajado codo a codo para lograr la meta de bajar la mortalidad infantil".

"Al consultorio de alto riesgo llegan embarazadas con problemas, mujeres adolescentes, mujeres añosas, mujeres que han tenido antecedentes de muertes de niños, todas se atienden en el Hospital", comentó Muglia y consideró que "sin lugar a dudas ha mejorado el acceso al Hospital y al consultorio de alto riesgo el hecho de que se puedan pedir los turnos desde las salas de salud, a través del área Programática".

Políticas sostenidas

Independientemente de los números finales del año y de cómo esos números estén en relación con la provincia, las autoridades locales plantean como imperativo la necesidad de establecer políticas que puedan sostenerse en el tiempo, más allá de quién las ejecute.

Al respecto, el doctor Fabián Muglia sostuvo que "tenemos que crear políticas sanitarias para una población y seguirlas, independientemente de que sea la Provincia o el Municipio quien las aplique".

En este punto fue la doctora Adriana Torriggino la que concluyó afirmando que "la mortalidad infantil es sólo un indicador, pero no es el único. Que un bebé muera no es el único problema en salud pública; hay otros bebés que nacen y tienen secuelas que deben ser atendidas; esto requiere un trabajo planificado, sostenido en el tiempo y ordenado".

"Es necesario trabajar fuertemente en el control de los embarazos y no desconocer que hay riesgos que son físicos, pero otros que son psicológicos y sociales. Lamentablemente todavía la medicina que hacemos escinde el concepto de salud biospicosocial que nombra la Organización Mundial de la Salud, pero todavía trabajamos muchas veces por separado; eso es lo que debemos revertir y en esa dirección transitamos".

Comentá la nota