Autoridades sanitarias admiten mayor circulación del mosquito transmisor del dengue

Desde el Ministerio de Salud, a través de la Sala de Situación del Dengue, explicaron que el aumento de la cantidad de mosquitos se debe a las lluvias registradas en los últimos días en la provincia. Aseguraron que en Chaco aún no hay circulación del virus del dengue aunque sí hay Aedes Aegypti, por lo que insistieron en las medidas de prevención. Reiteraron que seguirán las recomendaciones internacionales de no realizar fumigaciones masivas.
Los profesionales de la Sala de Situación explicaron que la acumulación de agua en el suelo es un lugar propicio para la reproducción de mosquitos de todo tipo, sobre todo los de la especie Culex, que es un género de mosquito hematófago, que no transmite el dengue. Por otro lado remarcaron que el Aedes Aegypti, vector de la enfermedad, no es transmisor mientras no esté infectado con el virus e insistieron en que no hay circulación viral en el hasta el momento en el Chaco.

Además destacaron la importancia de prevenir la proliferación de larvas de esta especie y recordaron que se necesitan recipientes con paredes y agua estancada y limpia para que la hembra desove las larvas. Por lo que hay que eliminar los elementos inservibles que puedan ser posibles criaderos o tapar y/o voltear los que son útiles.

FUMIGACIÓN

Por otra parte, la cartera sanitaria explicó que según las recomendaciones internacionales (desde la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud) no es recomendable realizar fumigaciones masivas y/o espaciales mientras no exista circulación del virus. Las experiencias volcadas, indican que sólo se debe fumigar cuando aparezcan pacientes con enfermedad confirmada y en la zona donde habita o desarrolla sus habituales actividades, lo que se denomina control de foco. En países de Centroamérica y de Asia, donde la enfermedad existe desde hace varios años, indican que la fumigación resulta efectiva por un determinado lapso de tiempo, lo que obliga a realizarla frecuentemente, algo que conlleva riesgos para la población y el medio ambiente.

Comentá la nota