La autopsia al sindicalista muerto en La Pampa dice que no fue golpeado ni baleado

El intendente de la localidad pampeana de 25 de Mayo pidió la renuncia del ministro de Gobierno. Por su parte, Celso Jaque repudió el hecho.
Luego de los enfrentamientos entre sindicalistas en La Pampa donde murió Ariel Quiroga, dirigente mendocino de la Uocra, el intendente de la localidad pampeana de 25 de Mayo pidió la renuncia del ministro de Gobierno pampeano.

Además, la policía local confirmó que Quiroga, que murió tras caer al canal matríz del Río Colorado, no fue golpeado ni baleado.

El informe afirma que el mendocino, de 31 años, "no presentaba golpes ni tampoco impacto de bala y sólo tenía un golpe en la cabeza, producto del impacto de su cuerpo con la estructura de cemento del canal y algunos raspones".

Por su parte, el Gobernador Celso Jaque declaró esta mañana que repudia el enfrentamiento que se produjo entre sindicalistas petroleros y de la Uocra. Además, agregó que solicitará una reunión con el ministro de Trabajo Carlos Tomada para que pueda intervenir y ayudar a limar asperezas entre los sindicatos que trabajan en esa zona.

El gobernador aclaró que desconocía que eran tan arraigadas y tan profundas las diferencias entre los gremios. “Lamento es que se tenga que llegar a esta situación, no es una manera de dirimir conflictos”, afirmó.

Quiroga murió ayer alrededor de las 8 cuando se arrojó al canal matríz del río Colorado por temor a ser golpeado por un grupo de dirigentes y obreros del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro y Neuquén.

Su cuerpo fue hallado cuatro horas después por personal policial de la zona, a unos 10 kilómetros del Puente Dique, desde donde se arrojó.

El eje de la disputa

El conflicto es de antigua data y se basa fundamentalmente en la intención de captar afiliados de uno u otro gremio en una zona donde el desarrollo petrolero en el último año se quintuplicó.

La pelea gremial pretende captar alrededor de 1.100 operarios que actualmente están sindicalizados por la Uocra y son pretendidos por el sindicato Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa. Según datos confiables 400 operarios son de La Pampa, otros 400 de nuestra provincia y el resto del sur del país y de Bahía Blanca.

El enfrentamiento

La lucha comenzó a gestarse ayer a la mañana cuando se enfrentaron los sectores de la Uocra (mendocinos y de Bahía Blanca) y petroleros patagónicos de Gas Privado.

En ese momento, en una situación por demás confusa, cayó o fue arrojado a un sector del puente conocido como "el embudo" el sindicalista mendocino Ariel Quiroga.

Según testigos Quiroga se habría arrojado en un momento de la pelea para salir del lugar pero otras fuentes califican esa posibilidad como "absurda", porque "nadie se arrojaría a ese lugar porque a simple vista se sabe que es imposible salir del remolino de agua que al fondo del embudo se forma".

Los manifestantes también quemaron automóviles de turistas que se habían detenido cerca del puente. Entre ellos estaría el vehículo de Quiroga que resultó totalmente destruido.

Esta situación hace especular que el joven fue identificado por algún opositor, fue sacado de su auto, que fue incendiado, y luego arrojado al río.

El perfil de Ariel Quiroga

El joven es oriundo del departamento de San Martín y en febrero de 2007 fue destinado a la delegación Malargüe de la Uocra. Era divorciado y tenía tres hijos, de 5, 6 y 7 años cada uno. Los chicos residían con él en un departamento de calle Uriburu de Malargüe y cuando él se encontraba trabajando eran cuidados por una chica.

Algunos conocidos lo definieron como una persona de carácter agradable, generalmente conciliador en momentos de conflicto y muy dedicado a su función sindical.

El miércoles le había indicado a su secretaria que el sábado estaría de regreso porque viajaba a La Pampa. No habría especificado a qué iba a esa provincia, pero era normal que se trasladara hasta los lugares donde hay explotaciones petroleras o mineras afiliados a Uocra, especialmente en Río Tinto, donde concentraba su actividad.

El pasado 24 de octubre participó activamente en la firma de un convenio entre Gas Privado de Cuyo y las empresas petroleras y mineras para lograr que los obreros de la construcción que se contratan en esa actividad fuesen de origen mendocino. Esto, se especula, podría haber sido el disparador para que sus contrarios lo tuviesen "en la mira", dijeron fuentes sindicales.

Comentá la nota