Autopista: futuros concesionarios deberán repavimentar toda la traza

La actual concesión vencerá en noviembre. El pliego para renovarla está listo y prevé un contrato inicial por quince años. Aufe tendría interés en participar. Aspiran a que sea una vía con "las últimas tecnologías" en materia de señalización.
El gobierno de la provincia ya tiene listo el pliego de bases y condiciones para licitar la concesión de la autopista Santa Fe-Rosario. El contrato con la empresa Aufe vence en noviembre, y según dijo el ministro de Aguas y Servicios Públicos a El Litoral, la intención es evitar una nueva prórroga o prorrogar por el menor tiempo posible. "Vamos a tratar de adjudicar antes de fin de año o en febrero del año que viene, por lo que la prórroga que pudiera haber sería pequeña", dijo Antonio Ciancio.

El funcionario sostuvo que se están haciendo las últimas consultas para afinar la redacción del pliego, mientras se siguen recogiendo inquietudes de las localidades que están a la vera de la ruta. "Algunas se podrán resolver y atender ahora; otras, cuando empiece el proceso de reconstrucción, que va a demorar tiempo", aclaró.

Es que, precisamente, el pliego exigirá a los nuevos concesionarios una serie de obras que se deberán ejecutar por etapas.

"Nuestra intención es que se construya el tercer carril y que este carril se empiece a ejecutar lo más rápido posible en las dos cabeceras por la situación de volumen de tránsito que hoy circula por esta vía. Esta trocha iría por el interior de la traza actual, por lo que también se exigirá el mejoramiento de las banquinas derechas. El pliego plantea, además, la repavimentación total de las calzadas", dijo Ciancio.

Segura

El ministro se mostró entusiasmado con el proceso. Dijo que según el pliego que están confeccionando, la autopista "tendrá las últimas tecnologías en materia de señalización, de control de cargas y de informatización". "Va a ser una herramienta muy importante para la estadística; al igual que cuando se construyó, será una de las mejores autopistas del país", aseguró.

Recordó que a diferencia de otras autopistas, como la Rosario-Buenos Aires, que tiene "innumerables entradas y salidas", la que une Santa Fe con Rosario es una autopista "cerrada" y así permanecerá tras la nueva concesión. "En toda la traza hay reducidos ingresos y egresos, y está previsto que se le agreguen muy pocos, por lo que los niveles de seguridad son y seguirán siendo muy importantes", manifestó.

Consultado sobre los tiempos que manejan, adelantó que pretenden iniciar el proceso de data room "en agosto o septiembre" para ver cómo se posicionan los diferentes actores, y posteriormente llamar a licitación.

Según adelantó, la futura concesión será "por quince años, con posibilidad de extenderla por cinco más". De todos modos, aclaró que ello será una de las variables de la oferta como también el eventual cuadro tarifario. "Todo esto se va a poner en marcha en muy poco tiempo. Vamos a ver quiénes pueden ser los potenciales interesados y contrastar nuestras ideas con el privado", expresó.

El ministro reiteró que en el proceso de data room afinarán la propuesta oficial con las posibilidades de los oferentes. "De nada serviría plantearnos la última tecnología y un proyecto muy ambicioso, si después no hay oferentes. Hay que avanzar en la medida de lo posible para superar lo existente", sostuvo.

Comentá la nota