Autopista Buenos - Aires La Plata: Mandan al cajón la solución para la bajada de Villa Elisa.

En medio de un clima tenso y plagado de gritos y chicanas políticas entre vecinos de Villa Elisa presentes en el recinto y concejales, en el Concejo Deliberante local se desarrolló esta tarde una sesión extraordinaria donde prevalecieron las diferencias entre el oficialismo y la oposición sobre temas de agenda que habían sido considerados de urgencia.
El pedido de vecinos y asociaciones barriales para efectivizar el cierre de la bajada de la Autopista Buenos Aires La Plata a la altura de Villa Elisa –que fue habilitada como prueba piloto por el municipio en una zona urbana y altamente poblada- terminó siendo materializado por la oposición pero finalmente enviado a archivo.

El bruerismo se negó a aprobarlo "por falta de conocimiento sobre el tema de parte de la mayoría de nuestros concejales", según argumentó la titular del bloque, Susana Gordillo, lo que provocó la indignación de los vecinos presentes en el recinto.

El proyecto finalmente fue rechazado en votación nominal por 12 votos –los del oficialismo y sus aliados- contra 10, por lo que la cuestionada empresa Coviares seguirá sin cumplir con la construcción de la bajada original a la altura del Parque Ecológico.

Minutos antes, los bloques de la Coalición Cívica, el peronismo disidente que responde a Francisco de Narváez y el felipista Oscar Vaudagna habían destacado la necesidad de realizar el cierre hasta que se concreten los estudios técnicos necesarios que garanticen la seguridad de los vecinos que transitan por la zona y hacer cumplir a Coviares con las obras estipuladas en el contrato de concesión."Se abrió esa bajada en beneficio de la empresa y no de los vecinos", coincidieron.

Pero el proyecto defendido inicialmente por el properonista Gonzalo Atanasof, fue finalmente rechazado por dos votos entre gritos de disconformidad de los vecinos –"si hay alguna muerte va a ser responsabilidad de ustedes" se escuchó- y cruces verbales entre concejales –fundamentalmente entre Gordillo y el titular de la CC, Oscar Negrelli-.

Otro de los proyectos que también sufrió un revés legislativo fue el que intentaba declarar "la Emergencia Laboral del sector productivo" en la región, también pedido por la oposición.

El expediente era uno de los siete puntos incluidos en el orden del día de este miércoles, pero la falta de consenso y las disputas partidarias en tiempos de campaña le ganaron nuevamente la batalla al sentido común y el proyecto fue rechazado por 12 votos contra 11 –los de la oposición más el de Fernanda Caffaro-.

Más de 1800 despidos en los últimos cuatro meses, 440 puestos de trabajo menos, 22 empresas con conflictos laborales y sólo 48 puestos de trabajo creados por la Agencia de Empleo Municipal –creada en Julio del 2006 por la gestión de Julio Alak- fueron algunos de los números que mostraron los ediles opositores para justificar, entre otros argumentos conceptuales referidos al impacto de la crisis económica internacional en la región, la declaración de emergencia.

El bruerismo rechazó la aprobación del proyecto con los argumentos de la edil Teresa Razzari, quien enumeró una serie de medidas adoptadas por la administración municipal para paliar la crisis, se comprometió a convocar a todos los sectores vinculados al empleo regional "a una mesa de diálogo" e informó que, según datos suministrados por el ministerio de Trabajo bonaerense "en la región no hubo despidos masivos".

Comentá la nota