Autopartistas trabajan sólo al 30% de su capacidad instalada

Autopartistas trabajan sólo al 30% de su capacidad instalada
Metalúrgicos prevén que la producción bajaría todavía más entre marzo y abril.
Febrero va llegando a su fin y con él también se van estrechando las esperanzas de que el panorama de las fábricas metalúrgicas cambie en los próximos meses. Anoche, los socios de la cámara que nuclea a los industriales del sector trazaron un escenario demasiado sombrío como para torcer el rumbo.

La reunión, que duró casi tres horas, partió de un diagnóstico realizado a nivel nacional por la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Admira), cuyos primeros resultados arrojan un crudo análisis sobre el uso de la capacidad instalada.

“Los datos son contundentes. El promedio de uso en 2008 fue de 76,3 por ciento, mientras que en enero y febrero cayó a 44,8 por ciento”, reveló el dirigente Juan Grundy. Pero lo más preocupante es la proyección para el próximo bimestre, ya que se prevé que entre marzo y abril el nivel caerá a 42,8 por ciento. “El panorama es muy feo”, admitió.

La situación ya se vislumbraba en el último trimestre de 2008, cuando una encuesta realizada a más de 200 empresas demostró que la caída en las órdenes de compra osciló entre el 30 y 50 por ciento, con valores aún mayores en maquinaria agrícola, autopartes, artículos para el hogar y sus respectivas cadenas de valor.

En Córdoba. Con la crisis golpeando de lleno a las automotrices, son casi nulas las alternativas que tienen las autopartistas que trabajan como satélites proveedores de las terminales. Grundy reveló que en este rubro, el uso de la capacidad instalada es de apenas 30 por ciento. Algo similar ocurre entre las empresas que elaboran agropartes para las fábricas de maquinaria agrícola. En los talleres, algunos empresarios no dejan de “empachar” a los depósitos con stock de mercadería para evitar despedir empleados. Otros optaron por suspender personal o alargar las vacaciones, pero el margen de maniobra es cada vez más chico.

“De persistir ese porcentaje (de caída en producción) significará pérdidas de puestos de trabajo o aumento de los subsidios que van directo al personal. Vamos a necesitar un mayor apoyo de los gobiernos”, anticipó Grundy.

La semana pasada hubo nuevas conversaciones con Epec y la Secretaría de Industria para intentar renegociar los contratos por consumo de energía para reducir los costos fijos. Trascendió, además, que en los últimos días casi 50 nuevas empresas han solicitado asesoramiento en la cámara del sector para tramitar el procedimiento preventivo de crisis.

Esta semana, la entidad realizará un relevamiento detallado en Córdoba. “Tenemos la impresión de que el impacto aquí es más grande que en el resto del país”, agregó Grundy, quien encabeza gestiones para lograr una audiencia con la ministra de Producción nacional, Débora Giorgi, a fin de plantear el corte en la cadena de pagos, entre otros problemas.

Esa funcionaria recibirá mañana, a las 10, a representantes de Confederación General Empresaria (CGERA), en un encuentro que se desarrollará en la sede de la Federación Argentina de Municipios. “Todas las provincias y sectores vamos a hacer oír lo que necesitamos; ésta es la manera de construir herramientas que sean útiles para las pequeñas y medianas empresas”, indicó el titular de esa entidad, Marcelo Fernández.

Comentá la nota