Autopartistas levantan 50% de suspensiones

Autopartistas levantan 50% de suspensiones
Es por la demanda desde Brasil. En varios casos, los pedidos permitirán sostener un mejor nivel de actividad hasta junio.
Después de un primer trimestre desesperante, muchas autopartistas han comenzado a levantar cabeza gracias a Brasil. Los buenos resultados de las medidas aplicadas en ese país para incentivar la demanda y producción de vehículos han generado pedidos para las terminales argentinas, que a su vez dispararon nuevos programas de trabajo en su tradicional cordón de proveedores.

Según datos proporcionados por la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), este mes volvió a desempeñarse con normalidad la mitad de los operarios que en febrero sufrió reducciones horarias y suspensiones parciales o totales. "En febrero teníamos 1.673 trabajadores efectivos en esa situación. Ahora, son 842", reveló el secretario adjunto del gremio, Rubén Urbano.

A ese número se agregan los 102 suspendidos entre empleados con contratos eventuales. Urbano dijo que, bajo esa figura, hubo 702 desvinculados, mientras que los despidos de personal que era permanente llegan a 221. A nivel nacional, la UOM ya computó 10 mil cesantías desde el inicio de la crisis.

Repunte. Aunque optimista, Urbano fue cauteloso. Es que aún sigue siendo incierto el panorama industrial para el segundo semestre. "Los nuevos programas de producción son cortos y pueden mejorar o mantenerse, que sería lo óptimo, pero también tememos que se caigan. Por lo menos mayo pasará tranquilo y quizá también junio", dijo.

También las empresas son moderadas. De hecho, nadie habla de reactivación, sino de "repunte" o de "cierta recuperación" gracias a la demanda desde Brasil. Entre las firmas que han retomado su ritmo de trabajo figuran Montich (realiza trabajos para Iveco y Renault); Cibié (Valeo Argentina), que provee ópticas para varias terminales; Metalúrgica Gerbaudo, que también produce partes para diferentes empresas; Crucianelli y Encom, que trabajan para Toyota, entre otras.

En la órbita de la UOM, la recuperación alcanza al 80 por ciento de las empresas de autopartes. También en el ámbito del Smata ocurre algo similar, como es el caso de Gestamp, con un fuerte impulso en el sector de estampados. Los empresarios creen que la mejora llegó "mucho más rápido de lo imaginado" y permitió, en algunos casos, usar casi 80 por ciento de la capacidad instalada.

El plan de incentivos en Brasil culmina el 30 de junio y allí está puesto el interrogante, además de la preocupación por la competitividad, que coloca a la industria local en desventaja. La Cámara de Industriales Metalúrgicos ya había puesto el acento en ese tema. De hecho, el titular de esa entidad, Juan Grundy, advirtió que "muchas empresas han hecho descuentos de precios de entre 25 y 30 por ciento"

Comentá la nota