Las automotrices le reclamaron a Giorgi eliminar las retenciones

También le pidieron aumentar los reembolsos, devolver los $ 1.000 millones en concepto de saldos técnicos de IVA y suprimir Ingresos Brutos. Sin respuesta
En plena discusión del Gobierno con el campo por las retenciones, la industria automotriz se sumó a este pedido del agro e insistió en la necesidad de eliminar los derechos de exportación para mejorar la situación de las empresas y evitar despidos.

Representantes de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) se reunieron ayer con la ministra de Producción, Débora Giorgi, para evaluar la evolución del sector y analizar las perspectivas para 2009. En el encuentro, las terminales aprovecharon para reiterar el reclamo que desde hace varios meses viene realizando la UIA de suprimir las retenciones –del 5%– y aumentar los reembolsos a la exportación.

En varios documentos, la central empresaria que dirige Juan Carlos Lascurain había propuesto, incluso, varias alternativas para que el costo fiscal de eliminar este impuesto sea neutro, pero esta idea nunca prosperó y quedó cajoneada en los despachos oficiales. De todas maneras, los industriales creen que tal vez ahora, debido al actual contexto de crisis, sea el momento para que el Gobierno vuelva a analizar la medida y tome alguna decisión.

Participaron del encuentro con Giorgi el presidente de Adefa y titular de Renault Argentina, Dominique Maciet, así como los presidentes de Fiat, Cristiano Rattazzi; de Ford, Enrique Alemañy; de Toyota, Aníbal Borderes, y el director Ejecutivo de la Asociación, Fernando Rodríguez Canedo. También estuvieron presentes el secretario de Industria, Fernando Fraguío y el jefe de Gabinete de Producción, Horacio Cepeda. Fuentes que participaron del encuentro señalaron a El Cronista que además de la eliminación de las retenciones y los mayores reembolsos, los empresarios reclamaron no pagar más Ingresos Brutos y que el Estado les devuelva los saldos técnicos de IVA. La deuda por ese concepto asciende a $ 1.000 millones y Adefa propuso poder cancelar otros impuestos con ese monto. Sin embargo, desde la cartera productiva no se les adelantó ninguna definición al respecto; fue más bien una reunión protocolar, como las que Giorgi está realizando con todos los sectores.

Alimenticias sí, campo no

En línea con esta estrategia, la ministra recibirá hoy a los representantes de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), aunque el sector de alimentos es uno de los que menos está sufriendo la crisis porque tiene una demanda más inelástica. Lo último que la gente deja de hacer ante un escenario crítico es de comer. Por ahora, Giorgi no tiene previsto recibir a los dirigentes agropecuarios.

En cambio, la industria automotriz es una de las más afectadas por el contexto mundial. La producción se desplomó en enero 54,9% respecto del mismo mes del año pasado, mientras que las ventas a los concesionarios cayeron casi 40% en términos interanuales. De vender en 2008 610.000 unidades, para este año las terminales esperan ventas en el mercado interno entre 450.000 y 500.000, aún teniendo en cuenta el plan de incentivos impulsado por el Gobierno, según el reciente informe del Centro de Estudios Económicos (Ceu) de la UIA.

Los industriales del sector automotriz también le reclamaron a Giorgi que se flexibilicen las condiciones para que más modelos de autos sean incluidos en el plan oficial y le plantearon que están haciendo sus máximos esfuerzos para no deshacerse de personal. Sin embargo, gran parte de la gente está suspendida, con sueldos reducidos y con grandes posibilidades de que, si no cambia el escenario, sean despedidos. Además, las terminales le pidieron a Giorgi que haya reciprocidad con Brasil en el comercio.

Comentá la nota