Las automotrices japonesas sufren un fuerte impacto

La producción de vehículos cayó un 20,4% en noviembre, la mayor retracción desde 1967
TOKIO.- En otro coletazo de la crisis económica norteamericana en el exterior, que redujo drásticamente la demanda global de automóviles, la producción de vehículos en Japón registró en noviembre su caída más fuerte en por lo menos cuatro décadas.

Mientras tanto, la Reserva Federal (Fed, autoridad monetaria norteamericana) aprobó anteayer que una entidad financiera de la automotriz General Motors (GM) se convierta en un banco comercial, lo que le permitirá a la automotriz, agobiada por la falta de efectivo y la caída de las ventas, acceder a fondos estatales para asegurar su supervivencia hasta marzo.

Según un informe de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, la producción de vehículos en Japón, hogar de Toyota y de otros importantes fabricantes de vehículos, cayó en noviembre un 20,4% en comparación con el mismo mes del 2007, y llegó a 854.171 vehículos.

Se trata del segundo mes consecutivo de bajas en la producción. La caída fue la mayor desde que la organización comenzó a compilar datos en 1967, señala el informe.

Los fabricantes de vehículos de Japón, entre los cuales también se encuentran Honda y Nissan, han sido vapuleados por la disminución en la demanda de Estados Unidos, el mercado de automóviles más grande del mundo.

Pero hay también señales de que la crisis afectó a las ventas a nivel interno. Ejecutivos de la industria automotriz han expresado consternación ante la caída de las ventas en Japón, que se ha agravado en los dos últimos meses. Miles de obreros han perdido sus empleos en recientes semanas. "La crisis global está llegando hacia nosotros como una marea", declaró anteayer Teruyuki Minoura, presidente de Daihatsu Motor Co., filial de Toyota.

La Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón ya había afirmado hace unos días que la demanda de vehículos en el país podría llegar en el 2009 a su nivel más bajo en tres décadas.

Asimismo, la producción de vehículos de pasajeros bajó un 20,3% en noviembre, en relación con 2007, y alcanzó a los 737.797 unidades. La producción de camiones fue de 106.170 vehículos, una baja del 20,9%.

Situación excepcional

En cuanto al rescate automotor norteamericano, la Reserva Federal autorizó ayer que GMAC, la compañía financiera de GM, se constituyera como banco, con lo que podrá tener una tajada de los 700.000 millones de dólares aprobados por el Congreso a principios de octubre como socorro para el sistema financiero, y obtener préstamos de emergencia de la Fed.

En su comunicado, la Reserva Federal indicó que existen las condiciones excepcionales que justifican la medida y que, sin ese respaldo, GM podría verse forzada a la bancarrota. La semana pasada, el gobierno del presidente George W. Bush cambió su posición e indicó que usaría parte de los 700.000 millones de dólares para darles préstamos a GM y Chrysler.

Al justificar la autorización a GMAC, la Fed afirmó que existen "circunstancias inusitadas que afectan a los mercados financieros".

Según la declaración de la Reserva, el plan "beneficiará al público fortaleciendo la capacidad de GMAC para financiar las compras de vehículos manufacturados por GM".

El salvamento de GMAC podría mejorar las posibilidades de que se mantenga a flote GM, empresa que recibió este mes 9400 millones de dólares en préstamos del gobierno para impedir el colapso y seguir en pie hasta enero.

Comentá la nota