Automotrices, bancos, frigoríficos y curtiembres ajustan planteles

Por: Luis Ceriotto

Por su peso específico dentro del sector industrial --el cual lideró durante cinco años consecutivos--, la crisis en las automotrices generó crujidos dentro del Gobierno, a punto tal que el jefe de Gabinete y dos secretarios, el de Comercio y el de Industria, están elaborando propuestas de salvataje para el sector.

En las terminales hay casi 12.000 trabajadores afectados, en su mayoría con suspensiones rotativas o vacaciones adelantadas. La mayor parte son afiliados al sindicato mecánico (SMATA), pero casi 5.700 operarios de Peugeot-Citroën que tienen una hora de suspensión por turno desde hace 45 días son afiliados a la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Con todo, hasta el momento dentro de las terminales automotrices hubo un solo caso en el que se concretaron cesantías: Renault no les renovó el contrato a 300 operarios que estaban empleados en forma temporaria. Otra automotriz, General Motors, sigue negociando con SMATA el destino de otros 250 operarios.

En cambio, los bancarios contabilizan más de 1.500 empleados despedidos de 19 bancos privados, tanto de capital local como extranjero. A nivel de rama laboral, se trata del gremio que más expulsados contabiliza en los últimos meses. Pero según Eduardo Berrozpe, secretario de Prensa de la Asociación Bancaria, esas desvinculaciones fueron sin un solo telegrama. "Son despidos encubiertos", dijo. La negociación de la Bancaria no se limita a discutir la situación de los despedidos. El gremio que encabeza Juan José Zanola reclama a los bancos el pago de una suma fija o "compensación" de fin de año de 1.000 pesos por empleado.

Una situación similar en número de trabajadores afectados atraviesan los empleados de las curtiembres nucleados en la Federación de la Industria del Cuero. Sus dirigentes aseguran que ya son 1.200 los despedidos, a los que se suman casi 1.000 operarios más cuyos empleadores solicitaron el rocedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo. El titular de la Federación, Walter Correa, está negociando con Trabajo el otorgamiento de un subsidio oficial de cuatro meses por trabajador.

Dentro de la industria frigorífica la estadística sobre despidos cambia según qué gremio lleve la cuenta. Para la Federación de la Industria de la Carne, que encabeza José Fantini, no hay despidos ni suspensiones. Desde esa posición, están negociando con Trabajo el otorgamiento de subsidios a sus afiliados. Pero otro gremio del sector (SICGBA, que no participa de las negociaciones con el Gobierno) denunció que ya son 350 los operarios despedidos en la industria.

Las estadísticas de Trabajo no computan muchos de estos casos --así como el de decenas de empresas chicas cuyos trabajadores directamente no están sindicalizados--, ya que muchas de estas compañías no presentaron el procedimiento preventivo de crisis, que es el marco legal para realizar suspensiones y despidos. La estadística de la cartera laboral sigue siendo optimista: según la Encuesta de Expectativas entre empresas, 92,3% de las empresas respondió que espera aumentar o mantener estables sus dotaciones de personal para el último trimestre de este año. Un dato que se choca contra las denuncias de los gremios, precisamente enfocadas en lo que viene sucediendo desde el 1° de octubre.

Comentá la nota