Sin autocríticas, Jaque y Marchena cerraron el primer año de gobierno del PJ

Con un "balance positivo", el gobernador Celso Jaque y el presidente del PJ provincial, Juan Marchena volvieron a compartir un escenario político en el Congreso justicialista. No hubo autocrítica, ni mención a la preocupante inseguridad.
Compartieron el cierre de un año que los vio distanciarse y que amenazó con generar una fractura interna en el partido gobernante. Sin autocríticas y con balance positivo, Celso Jaque y Juan Marchena compartieron el balance de un año agitado para la gestión y pidieron a los militantes seguir trabajando para contar con otro gobernador peronista en 2011.

Esta es la primera vez que Marchena –en su calidad de presidente del PJ- y el gobernador se muestran juntos en un acto partidario. Frustrado había sido el intento durante el acto del 17 de octubre en Guaymallén, cuando Jaque no asistió por acompañar a Néstor Kirchner, en tanto que su ex ministro de Gobierno era acompañado por los tres caciques fuertes del peronismo.

Lo mismo ocurrió esta tarde en el Hotel Ejército de Los Andes, donde los 108 congresales justicialistas ratificaron el mandato de las actuales autoridades partidarias.

Los tres hombres fuertes que el PJ tiene en el territorio estuvieron presentes. Se trata de Rubén Miranda –de Las Heras-, de Adolfo Bermejo –de Maipú- y de Alejandro Abraham, aunque éste último se retiró antes del discurso del Gobernador puesto que debía continuar su agenda diaria en Guaymallén. A ellos se sumó el intendente de General Alvear, Juan Carlos de Paolo.

Sucede que Jaque llegó tarde, alrededor de las 14, porque tenía actividades en San Martín, junto al intendente Jorge Omar Giménez, donde entregó dos barrios. Luego volvió al Gran Mendoza, para dar el cierre al congreso donde se congregó un centenar de militantes y presidentes departamentales del partido.

Entre las figuras políticas del peronismo, estuvieron presentes los legisladores nacionales Patricia Fadel, Susana Genem, Guillermo Pereyra y Dante González. También acompañó en el cierre del Congreso el vice Cristian Racconto.

Tanto Marchena como Jaque –cuyo discurso, aseguran, duró más de una hora y media- hicieron un balance del año de sus respectivas gestiones, y el mandatario también arengó a la tropa a seguir trabajando.

“El gobernador hizo mención a las obras públicas, a la construcción de escuelas y la terminación de viviendas y también anunció varias obras, como la pavimentación de la ruta nacional 40 y la de Bardas Blancas, con fondos nacionales” –al límite con Neuquén-, contó Juan Marchena, que estará al frente del justicialismo hasta febrero de 2010.

Según comentó el ex funcionario,que calificó tanto su gestión como la del malargüino de "positiva", no hubo autocríticas, ni referencias a la oposición –ni al duro documento que el cobismo publicó hace una semana- así como tampoco se tocó el tema seguridad, uno de los aspectos más preocupantes de la actual gestión y que no ha podido cumplimentar en su recordada promesa electoral de bajar el delito un 30 por ciento en los primeros meses de gestión.

Por el contrario, “se reafirmó lo que se está haciendo, con el compromiso de seguir concretando acciones de gobierno y con el objetivo de poder tener a otro gobernador peronista a través de una buena gestión”, relató Marchena.

En otras palabras, los discursos generaron cierto optimismo, sentimiento basado en la fuerte relación que mantiene Jaque con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que le hacen ver un 2009, con la crisis internacional a cuesta y ya reflejándose en Mendoza, no tan sombrío si se confirman finalmente las obras públicas anunciadas en los últimos días.

En el documento elaborado por los congresales, se hizo hincapié en la identidad justicialista en relación a los 25 años de democracia y se repudió, incluso, el intento de liberación de los represores Alfredo Astiz y Jorge "El Tigre" Acosta. Asimismo, también se hizo referencia al fuerte vínculo con el Gobierno nacional.

"Celso Jaque inició un gobierno distinto, en un año se ha hecho mucho y los resultados están en nuevas escuelas, nuevas obras, en salarios que se pagan...", sostiene el comunicado oficial.

Para destacar, entonces, el hecho de que ambos dirigentes hayan vuelto a encontrarse juntos en un escenario político, para dar un mensaje de unidad -"el justicialismo es uno solo", afirma el documento- al seno del peronismo vernáculo en un año donde, por diferencias metodológicas, Marchena se alejó del Gobierno en la interna con el Secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán.

Comentá la nota