Autocrítica eseverrista: José avaló su apuesta kirchnerista, Alicia Tabarés no estuvo y las bases piden "más simpatía hacia la gente".

Fue en la sede que acaba de ser denominada ``Casa Intendente Helios Eseverri´´, donde vivió el caudillo. José Eseverri dijo que ``en el mismo contexto volvería a hacer lo mismo´´ y dio a entender que era necesario pegarse a Kirchner para obtener obra pública. Deslizó que hará cambios, pero no adelantó si oxigenará el Gabinete. La militancia pidió que ``si no cambian los funcionarios, al menos que los funcionarios cambien la cara´´. Tampoco hubo grandes pases de facturas. Y no salen a la luz los errores políticos del grupo. Alicia Tabarés, y su grupo de funcionarios, ausentes. Y hubo radicales que antes no iban.
En una reunión que duró desde las 19:30 hasta las 21:00, alrededor de 140 eseverristas de origen radical, sin peronistas, se aglomeraron en la ahora bautizada ``Casa Intendente Helios Eseverri``para hacer una primera autocrítica colectiva tras la derrota del 28 de junio. Y lo central fue que José Eseverri dijo que la razón de la caída fue que la gente lo asimiló a la figura del ex presidente Néstor Kirchner, aunque esa proximidad era inevitable ``para lograr el aporte de obra pública que necesitaba la Ciudad´´.

El dato político central estuvo dado en que, a excepción del delegado del Ministerio de Trabajo José Pablo Avalos, no hubo un solo funcionario peronista de los que se incorporaron a la gestión en la era José Eseverri.

Por lo demás, la autocrítica no pasó de pedidos de mejora en la atención a la gente o de mejor actitud de los funcionarios de Gabinete, y aunque se notó que hay cierta presión para un recambio de figuras, estuvo claro que Eseverri, que deslizó la posibilidad de hacerlo, tratará de demorarlo todo lo que pueda.

Punto por punto, las conclusiones centrales de la noche del lunes en la casa de calle Vicente López fueron las siguientes:

El Jefe asumió su papel. José Eseverri fue claro en dos cosas. Por un lado admitió que ``es posible que el olavarriense que votaba a mi padre (Helios Eseverri) en sectores como el microcentro, San Vicente o Barrio Sarmiento me haya asimilado a la figura de Néstor Kirchner y por eso entendió que al no votarnos lo castigaba´´, pero al mismo tiempo dijo que ``en el mismo contexto político volvería a hacer lo que hice (pegarse al ex mandatario)´´. Lo justificó en términos de que ``era la única manera de defender la obra pública para la Ciudad´´. Admitió también que pudo ser contraproducente ``que ciertos sectores vieran que a los intendentes del oficialismo nos daban obra y a los otros no les daban un metro de cordón cuneta´´.

El cambio de estilo. Fue el capítulo donde el eseverrismo decidió ser tenue, a pesar de que el estilo alejado del roce permanente está en la base de sus problemas políticos. Dos críticas aparecieron en este sentido. Una, la que pedía ``que se mejore la atención y el trato con la gente en todos los niveles de la gestión´´. Otra, apuntaba a que ``si no hay recambios de funcionarios, por lo menos que los funcionarios cambien la cara, la actitud´´. José Eseverri agradeció el planteo referido a la mejora de la atención como una crítica constructiva. No dijo nada de lo segundo, que apuntaba a su entorno directo.

Cambios en el Gabinete. La militancia no llegó a pedirlos frontalmente, aunque delegados de pueblos chicos, rurales, deslizaron que a veces no tienen llegada al Intendente. Eseverri no dijo que fuera a hacer cambios inmediatos, aunque tampoco descartó que los esté analizando.

Sin peronistas. La no convocatoria a Alicia Tabarés y a su grupo político (donde hay varios funcionarios de tercera línea) abre un interrogante: ¿cuál es su lugar en la gestión futura? Salvo Avalos, el único peronista entre las 130 a 140 personas presentes en el lugar era Arnaldo ``Nito´´ Cazot, que se incoporó a la gestión con Helios Eseverri, pero no con José.

Sin Alem, que pide cambios. A Julio ``Chango´´ Alem tampoco lo invitaron, pero su ausencia tiene otras explicaciones: ya dijo que no iría a la casa de Don Helios en tanto el lugar fuera una sede el Frente para la Victoria, y tampoco formará parte de la bancada oficialista si lleva ese nombre. Además, como publicó infoeme.com este jueves, Alem reclama ``cambios en serio´´ en el Gabinete.

Radicales que antes no estaban. Si bien no había peronistas, en el lugar sí hubo militantes radicales como el ex Juventud Radical y actual abogado del Sindicato de Trabajadores Municipales Claudio Díaz, a quien al menos este cronista nunca antes registró en una reunión política del eseverrismo. Es todo un indicador del lugar que puede buscar el oficialismo local tras la derrota legislativa del 28 de junio.

Comentá la nota