Autoconvocados siguen la pelea y el Gobierno busca aislarlos

Los profesionales y empleados de la salud, que no responden a las asociaciones gremiales, realizaron ayer una gran marcha a la plaza Independencia.
Los profesionales de la salud autoconvocados se muestran desafiantes y confiados en su fuerza. Ayer, a pesar de las advertencias del Gobierno respecto de las consecuencias que podrían sufrir por plegarse a un paro que fue declarado ilegal por la Secretaría de Trabajo de la Provincia, salieron a la calle para hacer sentir su descontento y redoblar la apuesta para alcanzar mejoras salariales y laborales.

La plaza Independencia fue el epicentro de la bronca, hasta allí llegaron nutridas delegaciones de todos los hospitales públicos de la Capital, de algunos del Interior y de Centros de Atención Primaria (CAPS).A diferencia de las otras marchas, los autoconvocados no estuvieron solos, ya que contaron con el apoyo de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Asociación de Jubilados y Pensionados, la Central de Trabajadores Argentinos CTA) , la Federación de Trabajadores Universitarios y hasta un grupo que se identificó con una pancarta que decía "pacientes autoconvocados". El dirigente radical José Cano, legislador provincial y senador nacional electo, también se sumó a la protesta.

Los dardos de los manifestantes estuvieron dirigidos contra el gobernador José Alperovich y el ministro de Salud Pública, Pablo Yedlin, quien inclusive fue declarado "persona no grata" por la asamblea del Hospital de Niños.

En los discursos, encendidos y críticos con el Poder Ejecutivo, los representantes dejaron en claro que bajo ningún punto de vista abandonarán la lucha. "La adhesión popular es una clara muestra de que lo que pedimos es justo", expresó el doctor Rubén Segovia, del Centro de Salud, quien agregó que las amenazas respecto a descuentos de hasta 20 días en el sueldos fracasaron. "Hemos vencido el miedo y nos animamos a reclamar, no vamos a bajar los brazos", bramó en el caliente mediodía de ayer.

Adriana Aragio, representante del hospital Avellaneda, se refirió a uno de los aspectos centrales del conflicto. "Lo que pasó hoy es una muestra evidente de que los sindicatos con los que dialoga el Ministro de Salud no nos representan. Queremos llegar a un consenso, pero el Gobierno debe dar señales claras de acercamiento, porque ahora nos desconocen".

Estela Di Cola, una de las voceras del hospital del Niño Jesús defendió las medidas de fuerzas al considerar que los paros que vienen realizando, según su opinión, están avalados por el artículo 14 de la Constitución Nacional y el artículo 4º de la Ley Nº 23.551 de Asociaciones Sindicales.

La protesta seguirá hoy con el quite de colaboración, que prácticamente paralizó la atención ambulatoria en toda la provincia como así también las cirugías programadas. En tanto, el lunes se realizará una nueva asamblea en el Centro de Salud para evaluar las próximas medidas.

Propuesta de división

Ante este panorama, el Gobierno parece apostar para aislar la protesta de los profesionales y empleados autoconvocados.

En ese camino se encuentraría la propuesta que lanzó ayer Yedlin, quien llamó para el próximo miércoles a todos los factores involucrados en el Sistema Provincial de Salud (SIPROSA) con el objetivo de evaluar reformas a la ley de carrera sanitaria.

"El Colegio Médico, más el gremio de la Asociación de Médicos y Empleados (AME), el gremio de ATSA, el Sindicato Unico de Médicos Argentinos (SUMAR), debemos encontrarnos todos en una mesa de diálogo, como habíamos charlado en aquel momento, cuando nos encontramos con los autoconvocados, para que a través de esta mesa, empezaemos a evaluar las reformas de la Ley de la carrera sanitaria", dijo ayer el ministro.

Esta posible modificación a la Ley posibilitaría manejar mejor el tema de las mejoras salariales a futuro. "Cuando la provincia tenga mejor capacidad financiera, tendremos la mejor respuesta salarial y todos estarán tranquilos. Eso fue lo mejor para todos", aseveró.

Descuentos

Yedlin dejó en claro que la Provincia realizará el descuento con o sin mesa de diálogo. "tengo que salir a hacer este descuento salarial, no tengo otra opción, debo hacer lo que me dice la justicia y también iniciar sumarios a todos. Son medidas ilegales porque no son un gremio, es lo que menos quiero hacer, pero no tengo otra alternativa", sostuvo. E insistió con el tema "Eso está fuera de discusión, en ese sentido sostuvimos desde el primer día de la gestión: ‘Día que no se trabaja, día que no se paga'.

Alperovich se dirigió a los médicos: "No puedo fabricar dinero"

El gobernador de la provincia de Tucumán, José Alperovich, solicitó a los profesionales y empleados a autoconvocados, quienes cumplen su cuarta semana de protesta, que reflexionen sobre el serio problema que conlleva la no atención de los pacientes en los hospitales del sector estatal.

Si bien, se mostró agradecido por el esfuerzo y el quehacer cotidiano de los empleados que ayudaron para mejorar el sistema de salud, aclaró que nadie cobra salarios en negro.

"Si algo estaba mal en Tucumán, hace seis años, es la salud" y acotó que "La recuperación es gracias al trabajo de los médicos, por eso vuelvo a pedir una reflexión, los gobernadores pasan y la sanidad queda, por eso trabajemos por los más humildes", dijo.

"No hablemos de sueldos en negros, sino de remunerativo y no remunerativo, negro es cuando se paga sin recibo", aseveró en forma tajante.

El titular del Poder Ejecutivo utilizó las mismas declaraciones que sostiene desde que se inició este conflicto con un sector de la sanidad, por una recomposición salarial y laboral. "No es que yo no quiera, no hay plata".

"No es que no quiera hacer una contraoferta, yo sé el sacrificio que hicieron los médicos, sé la vida que han dado, porque esta provincia estamos cambiándola entre todos, pero si no hay, uno no puede fabricar dinero", adujo.

Además, hizo hincapié en la situación que atraviesan otras administraciones provinciales para pagar los haberes de los empleados y que motivó la protesta en las calles en la jornada de ayer.

Comentá la nota