Autoconvocados de la salud: Paro y movilización para mañana

Exigen una recomposición salarial o el blanqueo de las sumas no remunerativas que componen los ingresos del sector. Ayer realizaron un nuevo quite de colaboración y hubo un "abrazo simbólico".

Mientras el Gobierno se mantiene firme en la negativa a otorgar un aumento salarial y sigue amenazando con descontar los días no trabajados (ver página 2), los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad mantienen el plan de lucha iniciado hace cuatro semanas y convocaron a un nuevo paro de actividades para mañana.

La medida fue definida durante una asamblea, realizada ayer por la tarde, en el Centro de Salud, con la participación de delegados de todos los hospitales de la provincia.

En el plenario se resolvió acompañar el paro de este miércoles con una nueva "marcha blanca" hacia la plaza Independencia, a partir de las 11.00, en coincidencia con la habitual protesta que realizan, desde hace meses, los jubilados transferidos para exigir el pago del 82 por ciento móvil.

La decisión de realizar a una huelga por 24 horas no fue unánime, puesto que los delegados de algunos nosocomios pretendían que sea por 48 horas. Finalmente, se acordó esperar hasta la próxima semana para analizar la posibilidad de endurecer la protesta, con un paro por dos días consecutivos, en caso de que no surja antes una respuesta satisfactoria de las autoridades a sus planteos.

Como consecuencia del paro convocado para mañana, (el tercero que protagonizará el sector desde que iniciaron las protestas), solamente estará garantizada la atención en guardias de urgencias y salas de terapias.

Ayer, los médicos y empleados de la sanidad volvieron a realizar ayer un quite de colaboración en los centros de salud públicos de toda la provincia (incluidos los CAPS), dejando sin atención a miles de pacientes que concurren a los consultorios externos o de especialidades y a quienes tenían cirugías programadas.

Además, el personal del hospital Padilla protagonizó "un abrazo simbólico" al edificio, en señal de protesta por la falta de respuestas de las autoridades a sus planteos.

Severa advertencia

Durante la asamblea realizada ayer en el hospital Centro de Salud, los profesionales se hicieron eco de los rumores sobre posibles sanciones que estarían por aplicar las autoridades, en represalia por las medidas de fuerza que llevan adelante.

"Nos llegaron versiones sobre posibles despidos y suspensiones, por lo que se decidió, por unanimidad, declararnos en estado de alerta y movilización. Si se toma alguna medida disciplinaria o castigo contra cualquier profesional de la salud, se pasaría a la toma de los hospitales", advirtió Gustavo Arquez, vocero de los profesionales autoconocados e integrante de la Comisión Directiva del Colegio Médico de Tucumán.

Cambio en los reclamos

Arquez informó a EL SIGLO que durante el plenario de ayer el sector decidió "modificar parcialmente el petitorio" que vienen realizando al Poder Ejecutivo y precisó que "si el Gobierno blanquea las sumas en negro, que componen cerca del 50 por ciento del sueldo de la sanidad, y las mismas son pasadas a la base de cálculos para integrarse al salario básico, se dejaría de lado del reclamo de una recomposición salarial". En este sentido, es oportuno recordar que, hasta ayer, el sector venía reclamando tanto un aumento como el blanqueo de los montos no remunerativos.

Según consideró el galeno, "esto demuestra que hay voluntad de negociación y diálogo de parte de los autoconvocados la sanidad. Seguimos abiertos al diálogo y al consenso, dispuestos a ceder y no tenemos dudas de que si el Gobierno también cede en su postura y deja de lado las amenazas, este conflicto se puede destrabar rápidamente", agregó.

Finalmente, Arquez aseguró que "el Colegio Médico no está dispuesto a prestarse a una maniobra del Gobierno que pretenda debilitar o dividir a los autoconvocados de la sanidad, ni a negociar con las autoridades un acuerdo para dejar sin efecto las medidas, como sugirió el ministro Pablo Yedlin. Nuestra institución comparte plenamente el reclamo de los profesionales de la sanidad y no se va a negociar nada a sus espaldas", sentenció.

Audiencia

Por su parte, Jorge María, otro de los profesionales autoconvocados, señaló a este diario que hoy solicitarán una audiencia con el vicegobernador interino Sergio Mansilla, "porque es el único integrante del Gobierno que dijo estar dispuesto a sentarse a dialogar, por lo menos en declaraciones públicas", manifestó. "Vemos que el gobernador José Alperovich no hace más que amenazarnos y descalificar nuestro reclamo, mientas que el ministro Yedlin repite que no está en sus manos darnos una respuesta. Por eso, vamos a ver si Mansilla está dispuesto a dialogar con alguna propuesta concreta", añadió.

Por otro lado, María informó que en las próximas horas realizarán una presentación "ante la Secreataría de Trabajo, para expresar que estamos de acuerdo con que investiguen la ilegalidad del paro de la sanidad; pero exigiendo que también investiguen los contratos en negro que tiene el Gobierno en la sanidad y otras áreas", concluyó.

El conflicto de la sanidad tucumana llegó a la Capital Federal

El conflicto que mantienen el Gobierno tucumano y los trabajadores de la sanidad traspasó las fronteras de la provincia y ya está instalado en la Capital Federal. Estela di Cola y Miguel Leguizamón, voceros de los médicos autoconvocados, fueron entrevistados anoche por el periodista Jorge Lanata, en el programa televisivo "Después de Todo", que se emite por Canal 26.

Además, los profesionales participaron ayer en Buenos Aires de una reunión con diputados nacionales del Acuerdo Cívico y Social. "Estuvimos reunidos con la diputada Fernanda Gil Lozano y nos dijo que desde el bloque presentarán un proyecto de declaración para expresar su preocupación por la grave situación que atraviesa la salud en Tucumán", precisó Di Cola a EL SIGLO. Dijo que hoy tienen previsto reunirse con las autoridades del Sindicato de Médicos de Buenos Aires "que ya adelantó su adhesión a la lucha de los profesionales y trabajadores de la sanidad en Tucumán", explicó. Di Cola lamentó "que la salud de los tucumanos no esté entre las principales prioridades del Gobierno, que sigue sin entender que los ladrillos y las obras no son los que curan, sino que son los médicos, enfermeros, auxiliares y demás trabajadores de la sanidad a los que se les sigue negando salarios dignos."

Comentá la nota