Autoconvocados salen a la calle y el gobierno busca dialogo

Los diversos estamentos del sistema sanitario que llevan adelante un duro plan de lucha, marcharán desde las 11.00 a plaza Independencia.

Los autoconvocados de la sanidad realizarán hoy, a partir de las 11.00, una nueva marcha a la plaza Independencia, en el marco del plan de lucha que llevan adelante desde hace 9 semanas por aumentos salariales y mejoras laborales.

Lejos de apagarse el conflicto, situación a la cual apostó el Gobierno de la Provincia, a medida que pasan los días los médicos, empleados, técnicos y profesionales del Sistema de Salud parecen más firmes y decididos.

Además, cuentan con el apoyo de gran parte de la sociedad, algo con lo cual tampoco contaban en la Casa de Gobierno, que esperó que la gente se vuelva en contra de los autoconvocados.

Sin interlocutores

Los manifestantes, también supieron abrir varios frentes para hacer escuchar sus reclamos. A pesar de que la pelea se da por fuera de las estructuras de los sindicatos oficiales, los referentes de las asambleas mostraron cintura buenos reflejos para moverse en el terreno farragoso de las protestas sociales supieron nacionalizar la protesta y lograron que los medios de Buenos Aires pongan sus ojos en dura puja, que tiene confundido al gobernador José Alperovich.

Pareciera que el Primer Mandatario se quedó sin interlocutores ante los autoconvocados por las desafortunadas intervenciones de ministros como Pablo Yedlin (Salud Pública), Edmundo Jiménez (Gobierno y Justicia), con menor protagonismo Jorge Jiménez (Economía) y el Presidente Subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla.

Sus declaraciones públicas no hicieron más que enardecer los ánimos, lo que se palpa en cada una de las marchas de los autoconvocados.

Gestiones fallidas

Ante este panorama, Alperovich mantuvo personalmente contactos con los directores de los principales centros asistenciales de la provincia, y allí no encontró eco para sostener la política oficial de avanzar en castigos económicos, sumarios administrativos y presentaciones judiciales con el afán de apagar lentamente las protestas.

Es poco lo que los directores, quienes en el fondo avalan la postura de autoconvocados, pueden hacer, salvo mostrarse como un puente para retomar las negociaciones-

En este difícil marco, las esperanzas están puestas en los buenos oficios de monseñor Luis Villalba, quien ya intentó mediar sin éxito para destrabar el conflicto.

El delegado del hospital Centro de Salud, Rubén Segovia, sostuvo ayer que no bajarán los brazos y que están dispuestos a pelear hasta las últimas consecuencias.

"Estamos luchando por algo justo y no vamos a declinar ahora", dijo Segovia quien recordó una de las última propuestas "32 pesos para la categoría más baja, es impresentable". Sin embrago, el médico sostuvo que esperan que se concrete un encuentro y así se pueda avanzar en algún tipio de negociación con el Gobierno.

Ayer, al ser consultado sobre el conflicto salarial, el titular del Poder Ejecutivo dijo escuetamente: "Cuando ellos decidan, nosotros siempre estamos dispuestos a dialogar". Alperovich está más abatido de lo que muestra en público por las dimensiones que alcanzó la lucha de los autoconvocados y el alto costo político que debió pagar.

Presentaciones

Segovia además contó que en las últimas horas se presentó una nota administrativa en el Siprosa y otras ante la Justicia solicitando que en un término de diez días se les brinde una respuesta sobre los descuentos por los días no trabajados. En tanto, el viernes, a las 13.00, en el Centro de Salud se realizaría la nueva asamblea general de los delegados para definir de qué manera continuarán las protestas durante la próxima semana.

El pasado 15 de septiembre, en la sede del Arzobispado. el Gobierno ofreció un aumento de 20 pesos en la base empleada para determinar el básico del sector, elevándola de 250 a 270 pesos, además de la titularización de 1.500 contratados y el pago del ítem Responsabilidad Médica a todos los profesionales del nivel A (aquellos que poseen título universitario).

La propuesta fue descartada por los autoconvocados, por considerarla insuficiente, y lanzaron una contraoferta exigiendo que el aumento en la base de cálculo salarial sea del 100 por ciento, llevándola a 500 pesos, el pase a planta permanente de 3 mil contratados antes de fin de año, el pago del 82 por ciento móvil jubilatorio y la bonificación por Insalubridad, entre otros puntos.

Comentá la nota