Los autoconvocados renuevan la apuesta en la pelea con el PE

Hoy a las 11.00 realizarán una nueva marcha a la plaza Independencia. Se trata de la movilización número 19 en el marco del conflicto que se desató en el sistema sanitario ante los pedidos de profesionales y empleados por un sustancial aumento salarial y mejores condiciones de trabajo.
El pronóstico meteorológico no es benigno con los autoconvocados de la salud, que hoy desde las 11.00 realizarán una nueva marcha (la número 19) a la plaza Independencia en el marco del plan de lucha que llevan adelante para alcanzar aumentos salariales y mejoras laborales. Se espera que cerca de 40 grados centígrados colaboren para levantar aún mucho más la temperatura de los manifestantes, visiblemente ofuscados con el Gobierno de la Provincia.

Los profesionales y empleados del Sistema Provincial de Salud están a la espera de una nueva reunió con los ministros del Poder Ejecutivo, bajo el paraguas mediador que abrió monseñor Luis Villalba. El encuentro se producirá el viernes, y se espera que desde la Casa de Gobierno acerquen otra propuesta. Pero los mensajes son contradictorios. El lunes, Pablo Yedlin, ministro de Salud Pública, adelantó que el se está trabajando "en nuevas propuestas, dentro del marco económico de la provincia".

El pedido

Los autoconvocados siguen firmes en el reclamo de un aumento de 100 pesos en la base de cálculo, en lo inmediato y como condición para levantar las medidas de fuerza; más otra suba de 150 pesos en el mismo ítem, de forma escalonada y progresiva. La finalidad del planteo es, concretamente, una recomposición del 100 por ciento en el básico, teniendo en cuenta que hoy la base está anclada en 250 pesos.

Desde el Gobierno insisten en que e imposible acceder a los pedidos y argumentan que la situación financiera es "delicada" a causa de la crisis internacional que repercutió en el país. Pero el frente político también puede complicarse, ya que en caso de que los autoconvocados se impongan en la pulseada, el resto de la abultada planta del personal estatal hará cola para protestar frente a la Casa de Gobierno, y temen que incluso desborden a las estructuras sindicales, tal cual ocurre con la protesta en la salud.

Este es el escenario más temido en el gabinete de José Alperovich, que envía señales a diario a los gremialistas para que contengan a las bases e intenten reencauzar el conflicto por vías institucionales, algo en lo cual fracasó rotundamente la secretaría de Trabajo de la Provincia que declaró ilegal la protesta, sin efecto alguno por lo visto

Por lo pronto, y como viene sucediendo desde hace varias semanas, los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad no estarán solos hoy. La CGT disidente, que conduce Jesús Pellasio, junto la Multisectorial Social, Política y Sindical que integran la Corriente Clasista y Combativa, municipales del Interior, SADOP y UDT, entre otras organizaciones, también se darán cita en la plaza Independencia, a partir de las 9.00.

Además de expresar el apoyo del sector a los médicos, los gremios "rebeldes" tienen previsto entregar al Gobierno un petitorio reclamando distintas reivindicaciones par el universo de los trabajadores tucumanos.

Argumentando que "la crisis, tanto social como económica, ha desbordado a las familias tucumanas", desde el sector plantearán, entre otros reclamos, el pago doble del medio aguinaldo; la adhesión de la provincia al incremento de la asignaciones familiares a partir del mes de octubre y el blanqueo del 60 por ciento del sueldo del personal estatal".

También solicitarán al Ejecutivo "el pase a planta permanente de todo los trabajadores contratados y transitorios de la provincia; los planes interzafra; el 82 por ciento móvil a los jubilados; la creación de fuentes de trabajo genuinas; el pago de 300 pesos de ayuda social a los docentes privados; y la urgente solución al reclamo de los médicos autoconvocados".

Ayer, lo autoconvocados volvieron a repetir la modalidad de atender a sus pacientes en la cárcel, lo que provoca imágenes que comienzan a recorrer el país y dan la impresión de de que trata de hospitales de campaña en medio de un campo de refugiados o zonas de guerra.

Comentá la nota