Autoconvocados redoblan otra vez la pulseada con el Gobierno

Los agentes sanitarios de todos los estamentos volverán a marchar a la plaza Independencia, y realizarán cortes simbólicos de calles, avenidas y rutas. Anunciaron la presencia de la diputada nacional Margarita Stolbizer, ex ARI. En tanto, desde el Ejecutivo aseguran que realizaron una contrapropuesta.
Los autoconvocados de la sanidad protagonizarán hoy una nueva marcha a la plaza Independencia, en el marco del plan de lucha que llevan desde hace 12 semanas con el objetivo de conseguir un aumento salarial y reivindicaciones laborales. El diálogo que se reanudó entre el sector, que realiza un paro por tiempo indeterminado con lo cual se resiente la atención ambulatoria y las cirugías programadas, y el Poder Ejecutivo con la mediación de monseñor Luis Villalba, todavía no rindió frutos.

Además de la ya tradicional "Marcha Blanca" hasta el frente de la Casa de Gobierno, los agentes estatales también tienen previsto implementar cortes simbólicos de calles, avenidas y rutas para entregar panfletos a los automovilistas en los cuales fijan su posición. Además, desde el sector, anunciaron la presencia de la diputada nacional Margarita Stolbizer durante la manifestación de hoy.

La dirigente de extracción radical, que además milita en el Acuerdo Cívico y Social, llegaría acompañada por la también legisladora nacional Virginia Linares, el senador de Buenos Aires, Jaime Linares, y Roberto Mionis, vicepresidente del Instituto de Políticas Públicas de Generación para un Nuevo Encuentro (GEN), el espacio que está motorizando Stolbizer luego de su distanciamiento con Elisa Carrió.

Braulio Fanlo, delegado del hospital Avellaneda, manifestó ayer que el Gobierno tiene la llave para destrabar el largo conflicto. "Si nos proponen un aumento en la base de cálculo y se comprometen realmente a mejorarlo, aunque sea escalonadamente, esto generará un análisis de todos los trabajadores. Entendemos cuales son las prioridades pero también sabemos que la salud es una prioridad. El Gobierno tiene las herramientas y la decisión de terminar o no con el conflicto, nosotros ya dimos señales de buena fe", señaló.

La lectura oficial

Distinta es la visión de Pablo Yedlin, ministro de Salud Pública, quien estima que la pelota está en el campo de los autoconvocados y que son ellos quienes deben dar el siguiente paso. En declaraciones a la prensa, el funcionario sostuvo que en la reunión que mantuvieron las partes el jueves de la semana pasada, en el marco de la mediación encarada por el arzobispo Luis Villalba, "los autoconvocados quedaron en presentar una contraoferta por escrito para ver si se puede modificar dentro de esos montos".

En este sentido, Yedlin aclaró que se pondrá fecha a una nueva audiencia con los médicos después de que éstos eleven su propuesta.

El Ministro reivindicó el ofrecimiento realizado la semana pasada a los autoconvocados y recordó que "la propuesta estatal es básicamente un nuevo aumento en la base de cálculo, que es el salario básico, del 20 por ciento, por encima del 15 por ciento otorgado en julio", que, según resaltó, "significa para el personal de nivel A un salario bruto de entre 160 hasta 266 pesos de acuerdo a la función y antigüedad, para toda el personal". Sobre el mismo punto, precisó que, en el salario de bolsillo, la medida implica "un aumento de 360 a 497 pesos".

Yedlin resaltó que en la reunión, de la cual también participaron los ministros de Economía, Jorge Jiménez, y de Gobierno, Edmundo Jiménez, el Ejecutivo, además, "propuso pagar el ítem de responsabilidad médica, no sólo para los médicos, sino también para el resto de los profesionales de enfermería, fonoaudiólogos, psicólogos, bioquímicos, entre otros".

Agregó que la oferta oficial incluye "el pase a planta permanente de 1.500 empleados transitorios y un piso de 1.450 pesos para que nadie cobre menos que eso", además de "generar un sistema incentivo a la productividad a través del plan de recupero de costos y el compromiso de gestionar el 82 por ciento en la Nación".

En tanto, según afirmaron los representantes de los autoconvocados, en la audiencia de la semana pasada ya realizaron una contraoferta al Gobierno y confirmaron que están dispuestos a aceptar una mejora de haberes escalonada, siempre y cuando se fije un piso mínimo de 100 pesos de aumento en la base de cálculo elevándola a 350 pesos.

Además, exigieron que se establezca un cronograma para que, progresivamente, ese ítem siga incrementándose hasta alcanzar los 500 pesos en marzo de 2010.

En caso de que el Gobierno no acepte otorgar ese monto de entrada, como alternativa para levantar las medidas de fuerza, los autoconvocados propusieron que se disponga antes de fin de año la titularización de los más de 5.200 trabajadores contratados y monotributistas que prestan funciones en el Sistema Provincial de Salud.

Comentá la nota