Los autoconvocados ratifican su plan de lucha contra Fiasa

(General Acha) - Claudio Fuentes Mirasson Daniela Fiorano, miembros del grupo Acha sin contaminación (Asco), defendieron ayer las acciones vecinales contra la radicación en esta ciudad de una planta química destinada a elaborar cloro y soda cáustica, porque sus desechos "son contaminantes". Ambos dirigentes advirtieron que la prioridad de los vecinos es preservar el acuífero del Valle Argentino porque el agua es el elemento principal e imprescindible para sostener la vida humana.
Los directivos rechazaron también las expresiones del vicegobernador Luis Campo, que calificó como "desequilibrados" a quienes se oponen al proyecto industrial.

Fuentes enumeró las contradicciones que el proyecto mostró desde un principio, como que en el terreno de la planta se perforarían pozos para mitigar efectos sobre el acuífero, y que la empresa Frío Industrias Argentina (Fiasa) pretendía utilizar el acueducto con fines industriales. "Como a ellos no les sirve ninguno de esos dos tipos de agua, solicitan a la provincia que les habilite diez pozos en la zona de los médanos, en un sitio distinto al terreno original", dijo.

"Desafortunado"

Sin considerarse agraviada por el calificativo de "desequilibrados" Daniela Fiorano defendió que los autoconvocados en Asco mantuvieran "una metodología muy coherente, sin decir nada que no haya surgido del expediente, sin haber inventado nada y sin agraviar a nadie". La joven consideró que el vicegobernador "estuvo muy desafortunado" en sus declaraciones, al reconocer que nadie controla los desechos industriales. "Nos pueden pintar un expediente con rosas, florcitas y brillo, pero queremos saber quién controla, porque nos hace pensar que podemos estar en peligro", indicó Fiorano.

Movilización.

Fuentes aprovechó para recordar que el vicegobernador ya estuvo en Acha el 12 de agosto. "Lamentablemente no se quedó hasta la tarde, cuando el pueblo se manifestó contra Fiasa, así hubiera podido informar al Ejecutivo sobre el sentir de esta comunidad con respecto al proyecto". También cuestionó que el gobierno "sigue insistiendo con instalar el proyecto", y advirtió que las decisiones que afectan a una comunidad deben ser consultadas con el pueblo."Somos los que debemos opinar de esos recursos tan importantes", señaló.

El profesional consideró que los movilizados en Asco realizan "un trabajo serio" y aludió a la Ley Ambiental que obliga a tener en cuenta el impacto ecológico, social, cultural y económico sobre la comunidad a la hora de analizar la radicación de un emprendimiento industrial. Fuentes dijo que Fiasa no traerá beneficios al pueblo porque el proyecto está programado a 12 años y no es posible contratar aquí técnicos con capacidad suficiente para ese tipo de tareas.

Daniela Fiorano cuestionó severamente que el gobierno estudie la posibilidad de otorgar un crédito de 15 millones de pesos por 13 puestos de trabajo. "Con un millón, cuánto hacemos", preguntó y dio ejemplos de posibles aprovechamientos del recurso turístico a partir del gran flujo de personas que pasan diariamente por General Acha durante las vacaciones de invierno y verano.

Para concluir, ratificaron que mañana a las 21, realizarán una nueva asamblea popular con el objeto de continuar debatiendo la situación en el seno de nuestra comunidad.

Comentá la nota