Autoconvocados continúan cortando la ruta nacional 68

El Gobierno dijo que no pedirá la intervención del municipio. Se comprometió a investigar los supuestos actos de corrupción.
"Vecinos autoconvocados" de La Viña continúan con la medida de fuerza que impide el tránsito normal por la ruta nacional 68, en el acceso principal al pueblo, a pesar de la orden de desalojo que se emitió hace tres días. Así, turistas y lugareños se ven sorprendidos por una columna de manifestantes que cortan esporádicamente el camino que comunica la capital salteña con los Valles Calchaquíes, principal centro turístico de la región.

La metodología es la misma que la del primer día de protesta, cada hora y media se interrumpe el paso de los automóviles por el espacio de 15 o 20 minutos, lo que genera demoras en la circulación y malestar entre los conductores. Durante ese lapso los autoconvocados se acercan a los vehículos y les explican a sus ocupantes el motivo del reclamo: las supuestas anomalías financieras en el municipio. Por esto, las pancartas piden la intervención a la comuna y la destitución del intendente Omar Torres.

Desde el Gobierno se resiste la idea de hacer efectiva la orden de desalojo, por lo que una comitiva de funcionarios de la Provincia viajaron hacia el lugar para mediar una solución.

En una reunión con el ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Provincia, Pablo Kosiner, los manifestantes que reclamaban la intervención al municipio dijeron ayer que esperarán "la decisión de la Justicia, la cual investigará a Omar Torres por las supuestas anomalías denunciadas por los concejales", pero mientras tanto se mantendrán en vigilia en la ruta 68.

Por su parte, el ministro confirmó a El Tribuno que "el Gobierno provincial no interferirá en la vida interna de la comuna, pero sí se pondrá a disposición de cualquier vecino para recibir e investigar denuncias contra funcionarios", en referencia a las graves falencias financieras que se le imputan a su actual gestión y las anteriores. Al respecto, Torres argumentó en las últimas 24 horas que "todo esto es una campaña de desestabilización montada por renovadores �ñoquis� que quieren perjudicar a los municipios justicialistas".

"Seguimos de cerca y con preocupación cómo se desenvuelve este conflicto. No amparamos ningún hecho de corrupción en ninguno de los ámbitos de la provincia. Queremos la paz social en cada una de las comunidades del interior y para ello debemos buscar el camino del diálogo", remarcó Kosiner luego de reunirse con los autoconvocados.

Asimismo, el funcionario confirmó que en la Auditoría de la Provincia se analizará cada una de las denuncias contra el intendente. "Pero la decisión de última, si es que existe un delito, le corresponde a la Justicia. Debemos respetar las instituciones", remarcó el ministro.

Por último, Gustavo Tapia, presidente del Concejo Deliberante, no se identificó con la columna de manifestantes, no obstante dijo: "Ahora estamos esperando los plazos institucionales. Mediante ordenanza, destituimos al intendente por sus falencias administrativas. Si bien fue vetada por Torres, tramitamos junto a los abogados la presentación en la Justicia". Mientras, la crisis institucional se profundiza y la ruta sigue siendo escenario de protestas que generan malestar a personas ajenas al conflicto.

Comentá la nota