Los Autoconvocados bolivarenses se plantaron en el escenario nacional.

Los Productores Autoconvo-cados de Bolívar dieron el lunes un paso más, y de gran trascendencia, en su colocación en el escenario gremial nacional.
El grupo local, que se destacó por su combatividad y por la generación de iniciativas propias que luego se traspolaron a otros de su tipo en la provincia, provocaron alternativas no previstas en el encuentro desarrollado en la Rural de Palermo.

La reunión había sido convocada para que la Mesa de Enlace desarrollara, con público propio, un acto de presentación de los "agrodiputados" recientemente electos, en el marco del cual marcaría la cancha en relación a lo que sucederá el viernes, cuando el gobierno nacional recibirá a la dirigencia del campo para "dialogar".

La masiva participación bolivarense, que aportó más de 130 personas, y las pancartas que acompañaron su movida, trastocaron un tanto el programa original y obligaron a los oradores a dirigir referencias concretas en respuesta a los reclamos esgrimidos.

El propio Eduardo Bussi comenzó su alocución aduciendo que era ese un buen momento para hacer una especie de rendición de cuentas de lo actuado hasta el presente por la Mesa de Enlace y para "abrevar en las fuentes", para adoptar definiciones hacia el futuro.

"Juntos o nada", rezaba uno de los carteles boliva-renses. Una exigencia que los autoconvocados de este suelo llevan recurren-temente a la Mesa de Enlace y que significa alineación en tanto la dirigencia del agro se mantenga unida. El guante fue recibido por Mario Llambías, entre otros, quien ensayó durante su discurso una "explicación" de esa pancarta. A propósito, se refirió a un acontecimiento no demasiado conocido de los últimos días, cuando el ministro del Interior Aníbal Fernández intentó el diálogo con un grupo de autoconvocados presente en el Congreso de la Nación con resultado infructuoso. Se le contestó en ese momento que el diálogo debía enderezarse con la Mesa, a la cual todo el campo le respondía sin retaceos de ninguna índole. Un gesto que Llambías mencionó agradecido y que se debe, entre otras cosas, a los rápidos reflejos de un bolivarense presente en ese momento en el Congreso: Pedro Vigneau.

El ingreso de la delegación local al predio de Palermo ya fue todo un acontecimiento. Los medios de prensa nacionales presentes en el lugar giraron rápidamente sus cámaras para enfocar una manifestación que no esperaban. La mayoría de los programas en vivo receptaron las palabras de productores de Bolívar, quienes se repartieron para atender sus solicitudes, a un paso mismo de la matera de CRA, mientras Hugo Biolcatti y Eduardo Bussi, juntos, recibían a los visitantes oficiando de anfitriones.

El reclamo de unidad no cayó en el vacío y, ciertamente, hubo gestos claros y concretos en esa dirección. Fue llamativo escuchar a Garetto repetir palabras que son casi "propiedad" de Bussi y hasta bromear con ello. "Me falta mencionar al sujeto agrario", dijo en un momento y todas las voces, a su turno, pusieron el acento en que la Mesa de Enlace está hoy por encima de las propias entidades y de los nombres que la integran.

Quizás haya sido éste el logro mayor de la movida de Bolívar que, por otra parte y casi sin proponérselo, también logró generar "hinchada propia" entre los más de 1500 productores presentes.

La Asamblea Provincial del próximo 5 de agosto, en Bolívar, dirá también si del seno de este movimiento surgen nombres para la asunción de representaciones a otros niveles.

Comentá la nota