La autoconstrucción en Tunitas todavía es la primera opción para Mujeres Sin Techo

Sus integrantes le transmitieron al jefe de Gabinete que si existiera riesgo de inundación, deberán encarar obras hidráulicas para que no lo sufran el resto de los habitantes. Radicarse ahí sigue siendo la primera opción para quienes compraron los treinta lotes.
La agrupación Mujeres Sin Techo se entrevistó ayer con el jefe de Gabinete del Municipio, Juan Pablo Frolik, a quien le transmitió fundamentalmente dos cuestiones. Primero, que se debe aguardar el informe de la Autoridad del Agua de la Provincia para tomar una decisión y, segundo, que inclusive con riesgo de inundaciones habría que evaluar obras hídricas para solucionar ese problema, no sólo en esas treinta parcelas vendidas recientemente, sino en el resto del barrio que se encuentra en las mismas condiciones.

Además de Frolik, por el despacho de la Jefatura de Gabinete pasaron la subsecretaria de Gobierno, Natalia Correa, y el abogado de las integrantes de la agrupación, Carlos Mansilla, quien fue concejal de la oposición hasta diciembre pasado.

"Fue una buena reunión y el tema queda tal cual lo acordamos en su momento, hasta que llegue la información desde la Autoridad del Agua, cuestión que puede demorar una semana o diez días más", aseguró Stella Maris Cena, quien además de integrar la ONG es responsable del comedor social de la barriada.

Junto a Mirta Piqueras, la otra vocera habitual, Cena remarcó que "lo que hoy (por ayer) le repetimos a Frolik es que queremos seguir con la construcción de casas en esos terrenos que compramos, porque en todo caso si hay riesgo es para el resto de los que ya están viviendo, y tendrán que hacer obras para evitar inundaciones".

"Ver esta crisis como

oportunidad de obras"

Ese mensaje fue reiterado luego por Mansilla, quien pidió a todos los sectores involucrados –sobre todo al Ejecutivo– ver "esta crisis como una oportunidad, si se quiere, porque el Municipio puede aprovechar esta situación para mejorar la totalidad de la zona con obras, que ahora puede sugerir la Autoridad del Agua".

"Así como se hacen inversiones, con máquinas y personal del Municipio, uniendo el Lago del Fuerte con otras zonas de la ciudad, en este caso deberían evaluar poner eso también a disposición de los vecinos de Las Tunitas y 17 de Agosto, dos barrios a los cuales ese derrame no llega nunca", sintetizó Mansilla, al salir del encuentro.

Lo cierto es que si el riesgo de inundación es señalado desde el organismo provincial, eso implicaría trastornos para el resto de la barriada y por eso se insistiría con la necesidad de generar obras adecuadas.

"Tendrán que evaluar cuáles son necesarias, qué montos pueden insumir, y tomar decisiones junto a los vecinos, porque para eso está, por ejemplo, el FOS", señaló Mansilla, en referencia al Fondo para Obras Sanitarias que elaboró la oposición durante el primer período de Miguel Lunghi al frente del Ejecutivo, que luego fue acompañado por el voto del oficialismo en el Concejo Deliberante.

También agregó que "ahora que recompusieron las relaciones con la Nación, se puede aprovechar para evaluar con los vecinos una agenda con éstas y otras mejoras, porque el derrame que se menciona muchas veces, como pasó en el barrio de La Movediza, no llega".

Ocurre que tras la reunión de ayer, creían superado el "ruido" que generaron las declaraciones del responsable de Obras Públicas Mario Civalleri, que fue el que puso la cuestión en la palestra.

No habrá nuevos encuentros, al menos hasta que desde la Autoridad del Agua se remita el informe que sería el fundamento para que la cuestión quede resuelta en alguno de los sentidos esgrimidos hasta ahora.

Comentá la nota