Australia: al menos un incendio fue intencional

Australia: al menos un incendio fue intencional
Así lo informó la policía mientras busca a los pirómanos responsables, en la peor tragedia en la historia del país que se cobró cerca de 200 vidas.
La policía australiana confirmó que al menos uno de los incendios forestales que arrasaron el sureste del territorio nacional, causando la muerte de casi 200 personas, fue encendido deliberadamente y seguía buscando a los pirómanos que podrían ser responsables de varios de los focos ígneos.

"Estamos seguros de que el incendio de Churchill fue iniciado intencionalmente", afirmó Christine Nixon, comandante de policía del estado de Victoria, devastado por la llamas, en referencia a un siniestro en el que murieron 21 personas. "Y recibimos informaciones que nos hacen sospechar sobre el origen del incendio de Marysville", agregó sobre la pintoresca localidad de 500 habitantes situada a 80 km al noreste de Melbourne -capital del Estado- que quedó reducida a cenizas. De momento se registraron 15 muertos, pero el balance final podría alcanzar los 100, según los equipos de socorristas que continúan encontrando cadáveres.

"Cuando llegamos a Marysville para investigar, con expertos en incendios, surgieron las sospechas sobre la forma en que llegó el fuego, la dirección de donde venía y la velocidad" de propagación, precisó Nixon. "No tenemos palabras ante la idea de que algunos de estos incendios hayan podido ser encendidos a propósito", declaró el martes ante el Parlamento el primer ministro australiano, Kevin Rudd. "Es simplemente un asesinato en masa", agregó.

Las autoridades constituyeron un equipo de un centenar de investigadores para buscar a los pirómanos. La operación, bautizada "Fénix", es la más importante lanzada en Australia a raíz de incendios.

En principio, dos personas que fueron detenidas el lunes "por su comportamiento sospechoso" con los incendios fueron liberadas luego sin cargos, dijo en su página en internet la cadena pública Australian Broadcasting Corporation citando a la policía. Se trata de un hombre de 31 años y un adolescente de 15, sospechosos de haber iniciado voluntariamante dos fuegos por separado.

El sureste de Australia es escenario desde el sábado de una ola de incedios forestales que causaron 181 muertos confirmados, aunque el balance podría superar los 200 a medida que los socorristas avanzan en las zonas del drama.

Gracias a una mejora de las condiciones meteorológicas se redujo el temor de que dos importantes incendios convergiesen al este de Melbourne. Sin embargo, 21 focos seguían ardiendo hoy mientras 3.000 bomberos intentaban controlarlos. “Como hace menos calor, hay un poco de humedad en el aire, los vientos son más débiles, las condiciones son por lo tanto más favorables" para luchar contra el fuego, explicó Stuart Ord, portavoz de los servicios de Medio Ambiente.

Los motivos de este desastre provocaron polémica en Australia. Muchos damnificados se preguntan por qué no funcionó el sistema de alerta, mientras se acusa a la administración de haber concedido permisos de construcción en zonas de riesgo sin reforzar el sistema de protección.

Comentá la nota