Un auspicioso inicio del diálogo social

Hubo satisfacción en el gobierno provincial tras las primeras reuniones. Ahora se vienen los encuentros con los sectores gremiales.
Esta semana el Ejecutivo provincial comenzó las rondas de mesa de diálogo con los actores sociales con el objetivo de buscar alternativas para enfrentar la crisis financiera por la que atraviesa Neuquén.

Quizás las reuniones más salientes fueron las que encabezó el gobernador Jorge Sapag con los intendentes y presidentes de comisiones de fomento. En los encuentros, les pidió austeridad y mejorar la recaudación.

Según fuentes cercanas al mandatario provincial, hubo satisfacción principalmente ante el entendimiento que logró con los jefes comunales de la oposición. De hecho, aseguran que estuvieron más dispuestos a analizar el trabajo de cara al futuro que a "llorarle la carta" con sus reclamos a Sapag. No hubo planteos ni recriminaciones.

En cambio, donde sí existieron pedidos fue de parte de algún intendente del partido provincial, pero desde el Gobierno se mostraron sorprendidos porque se solicitaron cuestiones que atañen específicamente a la labor municipal.

También causó, según las propias palabras del gobernador, una buena recepción en los jefes comunales de la oposición el proyecto de reforma de la Ley de Ministerios en el que se incorporará la figura de un ministro "coordinador".

Se sabe que el flamante funcionario, del que hasta algunos se animan a decir que será un "tapado", no tendrá ni mayor ni menor peso que el resto de los integrantes de la primera línea del Gabinete. Habrá que esperar hasta después de las elecciones legislativas municipales de Neuquén capital para conocer quién estará cargo de ese espacio.

Ahora se vendrán, a partir de mañana, las reuniones con los dirigentes gremiales sobre las cuales hay cifradas expectativas desde ambos sectores. Tal vez sean más duras y en otros términos a las que se desarrollaron con los intendentes. Lo que está claro es que la idea del Ejecutivo es que los pedidos de incremento salarial no sean el foco principal de atención sino que haya un debate más estructural de la situación de cada sector.

En tanto, una de las preocupaciones que tiene por estas horas el gobernador es el pago de los vencimientos de la deuda pública, que para el año que viene estima en 500 millones de pesos. En este sentido, se conoció que pedirá un empréstito para hacer frente a esas obligaciones.

Con esta acción lograría diferir los vencimientos y no recurrir a la Tesorería cuyo color rojo se ha cansado de repetir.

A dos semanas

Con casi todas las cartas echadas sobre la mesa, transcurren los últimos días previos a los comicios capitalinos del 23, en el que se renovará la mitad de las bancas del legislativo -nueve-.

Puntos más puntos menos, la gran mayoría de las proyecciones y sondeos que hacen los partidos lo tienen al Movimiento Popular Neuquino a la cabeza (que lleva a Chito Jalil como primer candidato) y a Unión de los Neuquinos (liderado por Mariano Mansilla) en el segundo lugar.

La lista del oficialismo, conformada principalmente por el Partido Justicialista y la Unión Cívica Radical, aparece tercera pero varios cuerpos atrás. Si bien el intendente Martín Farizano acompaña en este proceso a todas las fuerzas que integran la coalición que comanda, sus porotos están jugados en la boleta de Juntos por la Ciudad. Es por este motivo que en las últimas horas comenzó a tener un rol más protagónico en la campaña, como así también el ex jefe comunal y diputado electo hace dos meses, Horacio Quiroga.

Algunos escalones más abajo se ubica la concejal de Libres del Sur, Mercedes Lamarca, quien tiene como objetivo mantener su banca. La apuesta no es sencilla porque es probable que deba pelear su ingreso al Deliberante contra el espacio que necesita el MPN para retener la mayoría ya que pone en juego cinco escaños.

Un dato no menor es que existe todavía un porcentaje valioso de indecisos y que será este sector quizás el que defina el octavo y noveno lugar de ingreso.

También será importante cuál será el rol que cumplan los dirigentes que perdieron la interna del MPN.

Fuentes cercanas al sector Azul sapagista desconfían sobre si efectivamente los "blancos" están trabajando para el partido provincial, tal como habían planteado una vez que fueron superados con claridad en la contienda interna.

Lo cierto es que aquellos candidatos que ya están instalados desde hace tiempo y con una campaña extensa es probable que no crezcan más y por el contrario pierdan algunos de los puntos que hoy les dan las encuestas. En cambio, las fuerzas que intensificaron su labor proselitista en las últimas semanas tendrán un panorama mucho más favorable para captar algún porcentaje más del electorado.

Comentá la nota