El ausentismo laboral llega al 30% por el temor a contraer gripe A

El temor por el contagio de gripe A, que no sólo causó la suspensión de actividades culturales, educativas o deportivas, cosechó en Rosario un notable nivel de ausentismo laboral en las áreas privada y pública.
Según distintas empresas de servicios de medicina, las inasistencias crecieron hasta un 30 por ciento respecto a igual lapso de año pasado. Es más, las reparticiones de Salud de la provincia se vieron afectadas a tal punto que las inasistencias rozan el 40 por ciento. Las consultas al médico se disparan apenas surge un síntoma sobre cualquier variante de gripe. Se elige el aislamiento voluntario.

Mientras los esfuerzos oficiales pasan por hacer circular recomendaciones sanitarias puntuales para prevenir el contagio, los trabajadores hacen del aislamiento en sus casas la mejor herramienta, aunque no necesariamente los síntomas que padecen se corresponden con la enfermedad declarada como pandemia.

A modo preventivo, las empresas comenzaron a repartir barbijos, recipientes de alcohol en gel para higienizarse las manos, mientras advirtieron a su personal, mediante instructivos, las acciones para evitar el contagio.

¿Conciencia ante los riesgos?. Lo cierto es que ante una leve tos o línea de fiebre la gente prefiere llamar al médico laboral y esperar en casa el diagnóstico, en vez de trasladarse a un sanatorio u hospital donde el riesgo de contraer la gripe A parece estar más latente por la circulación del virus.

Más expuestos. En ese sentido, el ministro de Salud de Santa Fe, Miguel Cappiello, reforzó que esta conducta es notoria en el área a su cargo. "Vemos un ausentismo importante de los empleados públicos provinciales", admitió el funcionario a LaCapital. Y dijo que esa condición alcanza a "casi el 40 por ciento del personal".

"No tenemos registros en el sector privado, pero en el ámbito oficial supera la media estacional a la que estamos acostumbrados", indicó el titular de Salud provincial.

A destajo. Mientras tanto, las empresas de servicios médicos laborales no dan a abasto. "Aunque junio y julio siempre son críticos, hubo un crecimiento desmedido de consultas, de entre un 30 y un 40 por ciento más de lo normal. Esos números se reflejan directamente en el ausentismo", dijo Fernando Cueto, gerente administrativo de Servicio Integrado de Salud Ocupacional.

Y señaló además que la demanda de las empresas para el control de ausentismo "es tan grande que las visitas domiciliarias crecieron exponencialmente. La gente está asustada. Llama al médico porque tiene dolor de cabeza o simplemente unas líneas de fiebre", remarcó Cueto.

"No hay disponibilidad horaria y tenemos 17 médicos en la calle. El 70 por ciento de las consultas son por temor a la gripe, mientras que el resto es por accidentes ", indicó el directivo.

Desde IRT Medicina para Empresas reforzaron el panorama. En plena guardia, la médica Mónica Conde dijo que la demanda de los controles a domicilio es sostenida. "La mayoría de los pacientes llama porque padece virosis respiratorias", sostuvo antes de confirmar que "creció el pico de ausentismo respecto al año pasado".

"El tema es que la gente pide el médico porque prefiere quedarse en su casa antes que concurrir a los diferentes centros de salud, donde evidentemente exsten más riesgo de contagiarse de esta patología" dijo la profesional.

Comentá la nota