El 14% del ausentismo docente es por enfermedad

Durante todo 2008, la Dirección General de Escuelas entregó 25.655 licencias docentes por enfermedad. La principal causa que motivó la falta de maestros al frente del curso fueron las licencias psiquiátricas (8.368), luego las clínicas (8.211) y las traumatológicas (6.450).

Desde la DGE, consideran que en promedio, el índice de ausentismo docente por enfermedad llegaría a 14% y que ese porcentaje se viene repitiendo desde hace varios años.

Entienden también que para bajar el ausentismo docente por enfermedad es que han decidido licitar ese control, lo que implica que la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP), deje de hacer el chequeo médico. Los motivos que generan los cambios son varios, pero básicamente han detectado que la obra social del Estado no podía atender la gran demanda docente.

Problemas. En la Dirección General de Escuelas ven con preocupación la cantidad de licencias docentes y consideran que “el problema es multicausal”. Operan varios factores, desde los problemas físicos normales; hasta dificultades para determinar con precisión la enfermedad concreta que tiene el maestro aquejado por alguna dolencia.

Recordemos que un docente cuando se enferma, llama para que un médico de la OSEP lo revise y constate qué problema tiene. Pero parece que no siempre el sistema ha funcionado así.

Sin visitar. El call center de la Dirección General de Escuelas (DGE) que funciona en la OSEP para atender a los docentes que necesitaban justificar su inasistencia por enfermedad, recibió en todo 2008, 84.000 llamados. Ese mismo año, se registraron 60.000 llamados por licencias de 1 a 3 días y se visitó a 50% de los docentes. Los funcionarios consideran alto ese porcentaje porque el convenio entre el Gobierno y la DGE no requería que se visitara a 100%.

Ahora, con la nueva licitación, buscan que los médicos vean a todos los docentes que llaman. “Queremos que el 100% de los docentes que llaman por enfermedad sean visitados. Esto no sucedía con las licencias que se pedían por enfermedad y que superaban los 4 días”, informó Carlos López Puelles, director de administración de la DGE.

¿Fallas o abuso? Si se sabía que el médico no controlaba, los docentes podían pedir licencias sin tener una enfermedad concreta debido a que era muy probable que no pasaran por el chequeo.

El funcionario descarta que haya habido abuso por parte de los docentes y tampoco considera que existiera negligencia en la OSEP. “Los docentes han llamado y entendemos que con ese llamado han actuado de buena fe. Creemos que no querían no ser vistos por el médico”.

Con respecto a las fallas de la OSEP, López Puelles informó: “Es cierto que no todos han podido ser visitados porque hay que entender que la obra social del Estado tiene que prestarle servicios a todos los trabajadores de la administración pública y a sus familias. Esto hasta los directivos de la obra social lo tienen claro. Visto así, es entendible que no hayan podido chequear las enfermedades de todos los docentes que pidieron un médico”.

La licitación. La imposibilidad operativa de la OSEP para visitar al 100% de los docentes que llaman por enfermedad, fue uno de los principales motivos que generó el llamado a licitación, por parte de la Dirección General de Escuelas, del control médico del ausentismo.

La OSEP conservará la realización de los exámenes preocupacionales y el control periódico que se les realiza cada seis meses a los maestros. Para evitar que los docentes no sean revisados por los médicos, la empresa que gane la licitación que se hará el viernes 27, cobrará por visita realizada.

“De esa forma nos garantizamos que los médicos vayan a la casa del 100% de los docentes que llaman para que se constate su enfermedad. Es la manera de poder asistirlo en su enfermedad, así puede recuperarse tranquilo y lo mismo sucederá si necesita cuidar a un hijo o familiar enfermo. Nuestra tarea es controlar bien para que los docentes estén en buenas condiciones en el aula. Entendemos que esto es lo que quiere cualquier madre que manda a su hijo a la escuela y es lo básico para garantizar el funcionamiento integral de un sistema

Comentá la nota