Auschwitz: devuelven el cartel

Para la policía polaca, se trató de un encargo de un coleccionista privado
VARSOVIA.- Vender una reliquia nazi de la Segunda Guerra Mundial al mejor postor.

Según la policía polaca, ése pudo haber sido el móvil que llevó a cinco delincuentes comunes, ninguno relacionado con grupos neonazis, a robar el letrero de metal con la frase "Arbeit macht frei" (el trabajo libera) de la entrada del campo de concentración de Auschwitz, y que hoy será devuelto a su sitio.

La policía logró recuperar ayer a la madrugada este poderoso símbolo del Holocausto, que estaba escondido en una vivienda cerca de la ciudad de Torun (norte de Polonia), partido en tres partes, presuntamente para facilitar su traslado.

El robo del cartel, el viernes pasado, había desatado una fuerte condena internacional, ya que muchos creyeron que se trató de un crimen con motivos políticos. Las autoridades policiales desestimaron esa teoría y aseguraron que ninguno de los cinco sospechosos es miembro de un grupo neonazi, e incluso ya han sido condenados por otros delitos, incluyendo robo y ataques físicos.

"Según las informaciones que poseemos, ninguno de los cinco pertenece a un grupo neonazi ni adhiere a semejantes ideas", declaró Andrzej Rokita, comandante en jefe de la policía para la región de Cracovia, donde está el museo de Auschwitz-Birkenau.

Sin embargo, los investigadores no descartan que los delincuentes pudieran actuar por encargo de un coleccionista, y que éste fuera un neonazi.

Aunque la información no fue confirmada, una emisora de radio polaca sostiene que el robo fue acordado a través de Internet con un coleccionista privado interesado en adquirir artículos del nazismo.

A partir de la desaparición, la policía se propuso como una prioridad nacional recuperar el cartel. "Era una cuestión de honor recobrar la placa y demostrar que la policía polaca es efectiva", explicó el vocero policial, Mariusz Nowak.

La policía dijo que la colaboración ciudadana fue muy útil para dar con el letrero y que recibieron más de 100 llamadas con información.

La histórica inscripción no sufrió daños y será restituida hoy al museo de Auschwitz, según anunciaron a última hora de ayer voceros de la policía polaca.

Comentá la nota