Auquico rescindió el contrato por la línea urbana de pasajeros

General Pico - La empresa Auquico SRL, concesionaria de la línea urbana de colectivos, envió ayer una carta documento para rescindir el contrato de prestación del servicio.
Si las autoridades municipales no toman una rápida decisión para resolver el conflicto que lleva dos años de discusión, en sesenta días dos mil personas que a diario toman colectivos se quedarán sin el vital servicio.

Si bien el titular de la firma continúa abierto al diálogo, cuestionó la falta de cintura política de los funcionarios municipales y la actitud del intendente Jorge Tebes, por no ponerse al frente del conflicto, ya que según relató, "hace dos años que pide audiencias" sin respuestas positivas del jefe comunal. Y advirtió que la única salida es un crédito para la compra de unidades nuevas y un subsidio mayor al que hoy recibe la empresa prestataria.

El titular de Auquico, Cristian Piñeiro, le confirmó a El Diario que ayer envió una carta documento rescindiendo el contrato, con sesenta días de anticipación, según lo que exige el contrato de concesión del servicio. El contrato tiene fecha de vencimiento en el año 2013, con opción de renovación por cinco años más.

Piñeiro justificó la decisión porque "no tuvimos respuesta al requerimiento que hizo la empresa, entonces se presentó la renuncia al servicio y en sesenta días retiro los colectivos de la calle. Yo me tengo que ir porque me fundo hoy, o mañana", aseguró.

Idas y vueltas

"Las causas que llevaron a tomar esta decisión fueron las idas y vueltas con el Municipio, sin encontrar ninguna solución a nuestros planteos", afirmó. Y destacó que "no es la única empresa que se perdió en Pico por el servicio urbano de pasajeros, que esto le quede claro a la gente, no es culpa de una empresa, sino de la falta de apoyo del Municipio".

Auquico pidió hace tiempo al Municipio que gestione un crédito de 1.800.000 pesos para la compra de seis unidades nuevas, situación que fue atendida por la Secretaría de Hacienda y Producción y luego en un plenario de comisiones del Concejo Deliberante. En dicha reunión, concejales de la oposición no ocultaron su asombro porque los funcionarios municipales acudieron al recinto deliberativo a preguntarles a los concejales que hacer, cuando las decisiones las debe tomar el Ejecutivo.

Luego de varios encuentros con funcionarios y concejales, Piñeiro insistió en que no tuvimos respuestas y remarcó que "en cuanto a lo contable ya quedó bien aclarado que esto no es rentable, y si no hay un aporte real del Municipio, nos fundimos. Esto lo reconoció el propio intendente en una nota en El Diario", indicó.

Subsidio

La empresa prestataria recibe un subsidio en gasoil que otorga la CNRT, con el que hubo inconvenientes durante los últimos meses, más un subsidio mensual en pesos de 8.000 pesos del Municipio. Este último se incrementó a 12.000 pesos mensuales, según el expediente que ingresó en la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante.

Sobre el incremento de 4.000 pesos en el subsidio Municipal, Piñeiro aseguró que "ni siquiera yo se los pedí, es tapar un agujerito y dejar el agujero mas grande sin arreglar, eso fue tirar la pelota para adelante, sin buscar una solución definitiva".

E insistió en que "la solución es la renovación total de las unidades, para poder prestar el servicio normalmente, y un subsidio acorde, no un incremento de cuatro mil pesos, que no te alcanza para comprar tres cubiertas".

Cintura política

El titular de Auquico cuestionó la falta de "cintura política" de funcionarios municipales y la no aparición de la figura del intendente para resolver el problema. "Hace dos años que vengo hablando el tema con el secretario de Hacienda y Producción (Rubén Parodi) y este último tiempo todo fue para atrás, entonces, si no lo entendieron hasta el momento, ahora que rescindimos el contrato tendrán que comprobar ellos mismos que el servicio no es rentable", disparó.

Y recordó que nunca pudo hablar el tema con el intendente Jorge Tebes, al indicar que "durante dos años que pedí audiencia nunca me recibió".

A pesar de la rescisión de contrato pedida por carta documento, el empresario dejó una puerta abierta. "Estamos abiertos a dialogar, esto es un llamado de atención al Municipio, nos vamos o arreglamos la situación de una vez por todas", sostuvo. Pero advirtió que "ahora quiero arreglar directamente con el intendente, no con intermediarios, porque con intermediarios estuve dos años".

Auquico presta el servicio con cuatro colectivos distribuidos en dos líneas, más tres unidades de reserva, con 13 personas afectadas en forma directa. Según indicó Piñeiro al momento de tomar el servicio, durante la gestión Campo, la empresa cortaba 300 boletos diarios, mientras que hoy son 2.000 mil personas que utilizan el servicio por día.

A pesar del notable incremento en la cantidad de boletos vendidos en los últimos cuatro años, el empresario justifica la caída del servicio por el estado de las unidades y la falta de apoyo Municipal en mayores subsidios.

Comentá la nota