Aunque la tormenta causó temor, la lluvia fue un gran alivio para Villa Angela

VILLA ANGELA (Agencia) - La noche del jueves hacia presagiar lo peor, la tormenta que azotó a Villa Angela, hablaba de la posibilidad de daños irreparables, está pasó y luego vino lo que todos esperaban, campo y ciudad, la bendita lluvia.

Una noche tormentosa, el cielo iluminado por ráfagas eléctricas con fuertes vientos, por momentos hizo temer lo peor.

La caída de árboles tanto en la zona céntrica como en los barrios, la voladura de techos de algunas viviendas en el Barrio El Porvenir y otros hechos, motorizaron a varias cuadrillas municipales que debieron salir a tratar de reparar daños como así también dejar transitables las calles por ramas y árboles caídos.

También esto provocó inconvenientes en la línea eléctrica que demandó un trabajo intenso al personal de Secheep para normalizar esta situación, ya que en algunos barrios estuvo cortada la energía eléctrica durante unas horas pero que poco a poco se fue normalizando.

De cualquier manera fue bien recibida esta precipitación sobre todo teniéndose en cuenta las altas temperaturas registradas en estos últimos días, jornadas sofocantes que tuvo que soportar la gente.

Los aproximadamente 100 milímetros de agua caída en la zona de Villa Angela, mientras continuaba el tiempo inestable, benefician especialmente al campo comenzando de esta manera a marcar otro perfil y alentadoras esperanzas. Pero el fuerte viento produjo en la ciudad la caída de árboles, trastornos en la red eléctrica y telefónica e inclusive la voladura de algunos techos de viviendas en los barrios.

Este nuevo milimetraje de lluvia registrada en esta zona, trae alivio ya que para el sector agropecuario viene muy bien, porque los productores estaban esperando ansiosos el agua bendita, fundamentalmente para el cultivo de algodón en el caso de la agricultura y en lo que respecta a la ganadería alivia la difícil situación que se vive como consecuencia de la larga sequía.

Un esperado respiro

Sin dudas el ánimo de la gente es otro ante esta lluvia tan esperada, teniéndose en cuenta la larga sequía que venía azotando toda la región y que causara cuantiosos daños tanto en la agricultura como en la ganadería donde la situación se tornó muy grave. Como se sabe, algunos productores sembraron girasol con muchos riesgos, mientras que otros directamente no sembraron por la falta de humedad, quedando de esta manera un área reducida de esta oleaginosa en relación a lo que se venía haciendo en años anteriores y que se está cosechando en estos momentos con bajos rindes.

Pero ahora la expectativa está centrada en la campaña algodonera, si bien algunos lotes que fueron sembrados por el mes de octubre del año pasado sufrieron mucho la falta de agua y las plantas no se desarrollaron cumpliendo prácticamente su ciclo, hay lotes sembrados a fines de noviembre y diciembre que ya con las pequeñas lluvias anteriores se recuperaron bastante y ahora con estas nuevas precipitaciones seguramente seguirán evolucionando bien y son los que alientan esperanzas para el agricultor.

También esta lluvia permitirá a los productores apostar a la soja, con humedad para la siembra y beneficiando a las plantaciones recién nacidas.

Alivio para la ganaderÍa

También estas lluvias registradas estaban haciendo muchísima falta para el sector ganadero que como se sabe venía atravesando una difícil situación, tanto por la falta de agua para el consumo del ganado como para la pastura natural que se encontraba muy afectada. De acuerdo a las estadísticas que se manejan, las bajas en el stock de hacienda es importante, tanto por la mortandad de animales como la salida forzosa que se tuvo que hacer ante la falta de agua y alimento. Así es que estos registros de lluvia caída en la zona, traen alivio y nuevas esperanzas de que se sucedan nuevos milimetrajes, le permite sin dudas respirar otro aire.

Comentá la nota