Aunque escépticos, los empresarios esperan que el diálogo genere cambios

Durante la reunión con sindicalistas y funcionarios, no hubo discusiones concretas ni promesas de ajustes. Pero convocarán al Consejo Económico y Social. Invitan al agro
La amplia predisposición que mostró la presidenta Cristina Fernández para recibir y escuchar los planteos de todos los sectores, políticos y económicos, no fue suficiente para transmitirle a los empresarios plena confianza de que ahora sí el Gobierno hará cambios en su gestión.

La cena organizada el martes en la Casa Rosada con la presencia de sindicalistas, representantes del establishment y funcionarios tuvo como objetivo reflotar la idea del Consejo Económico y Social y anunciar, por parte del Gobierno, que habrá una gran convocatoria la semana próxima. Primero, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y posteriormente la mandataria, que llegó para el postre y permaneció durante casi una hora, manifestaron la fuerte vocación oficial de buscar el diálogo y consensuar una amplia agenda de temas económicos y sociales que, en muchos casos, deberán luego pasar por el Congreso.

Según varias fuentes consultadas, la cena fue muy "cordial" y permitió a cada uno de los sectores plantear cómo están afrontando la crisis y qué caminos deberían adoptarse para encarrilar el modelo productivo, del que nadie quiere correrse. Sin embargo, la ausencia del campo y el hecho de que Cristina haya omitido, en su extenso discurso, la necesidad de realizar cambios profundos, como por ejemplo la normalización del Indec, generaron en el ámbito empresario algún grado de escepticismo.

"Tanto esfuerzo por mostrarse dialoguista parece un manotazo de ahogado", precisó un empresario. Otro consideró que "es un disparate que no haya estado el campo. No han interpretado lo que pasó en las urnas". Sin embargo, sobre la presencia del agro, otros dirigentes consideraron que "no tenía por qué estar", ya que era una más de las tantas reuniones que el mismo grupo –conformado por comercio, industria, construcción, Adeba, la Bolsa y la CGT– tenían desde hace un año y medio, cuando comenzaron a diseñar el borrador de lo que sería el Consejo Económico y Social. La Sociedad Rural Argentina (SRA), por su parte, informó que su presidente, Hugo Biolcati, fue invitado, pero que no pudo concurrir. El campo tampoco había ido a un encuentro del Grupo de los Siete (G7) realizado el lunes en la casa del presidente de la Bolsa, Adelmo Gabbi.

La cena del martes estaba organizada desde comienzos de la semana e iba a realizarse en el domicilio del presidente de Adeba, Jorge Brito. Pero a último momento se cambió el lugar y Aníbal Fernández los citó en Gobierno a las 21. Durante la primera hora y media de la reunión, Fernández se presentó en su nuevo cargo y se puso al tanto de los avances logrados hasta el momento en la conformación del Consejo. "Yo no voy a hablar ni bien ni mal de mis antecesores, pero me conozco y soy muy ejecutivo. Además, toda mi vida soñé con ocupar este puesto y lo quiero hacer bien", garantizó el ministro, quien consideró que la mesa debe reunir a todos los sectores y que no entendía por qué el campo podría estar ausente.

A la hora y media de la cena, que disgustó a más de uno –especialmente a los que comieron lomo–, se sumó la Presidenta al convite y se explayó durante 45 minutos. Fue allí cuando destacó que hay que definir un modelo productivo, que la Argentina debe tener políticas permanentes y que el país supo afrontar la crisis mejor que otros gracias al fortalecimiento de su mercado interno. Al referirse a los reclamos de sectores de la oposición y del empresariado, la jefa de Estado señaló: "Dicen que hay que ampliar los planes sociales y que hay que bajar los impuestos. Díganme cómo se hace". En este sentido, descartó realizar fuertes modificaciones impositivas, como por ejemplo una rebaja de las retenciones a la soja, si no es compensado con el aumento de otro tributo.

Durante la reunión, fueron varios los temas económicos que se discutieron, pero todos con superficialidad. No hubo discusiones concretas. Sólo alguna mención sobre la necesidad de definir una nueva ley de ART cuanto antes. Fuentes sindicales afirmaron que desde el lunes las partes van a avanzar en el tema, mediante una reunión con la UIA y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Sobre el Indec, no hubo menciones puntuales, aunque desde el sector empresario se dejó en claro que el país necesita de estadísticas creíbles.

Comentá la nota