Aunque en el PJ ya la cuentan, Troadello aún no define su voto

Todavía es un misterio cuál será la postura que finalmente adoptará la senadora nacional por Mendoza, Mónica Troadello, cuando se vote la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual el próximo viernes.
En el kirchnerismo aseguran que apoyará la iniciativa, pero su vocero expresó que todavía no definió una posición. Luego de conocerse que tenía cuestionamientos que complicaban al oficialismo, la legisladora evitó durante toda la semana tener contacto con la prensa y surgieron fuertes versiones de que estaría buscando negociar su voto por un cargo en Irrigación.

Troadello, junto a otros cinco senadores oficialistas (varios ya cambiaron de opinión), se había mostrado reacia a aprobar la norma tal como salió de Diputados, lo que podía ocasionar que una vez aprobado el proyecto en el Senado, volviera a la Cámara baja y se extendiera el trámite más de lo previsto por el Gobierno nacional.

De hecho, hace diez días, la mendocina tuvo un encuentro con un alto funcionario de la Casa Rosada en el que manifestó su parecer y su disconformidad con el modo de proceder de Ejecutivo nacional, al que ha sabido defender desde lo ideológico (ver aparte). Luego, viajó a Mendoza donde se hizo varios chequeos por un problema de salud.

Sin abandonar su bajísimo perfil ante los múltiples requerimientos de la prensa (Los Andes intentó ubicarla durante toda la semana sin respuesta), la legisladora volvió al Congreso donde firmó el viernes el dictamen de mayoría que propuso el kirchnerismo.

Su secretario y vocero, Cristian Guiñazú, explicó ese día a este diario: "Que haya firmado el dictamen de Comisión no significa que esté a favor de la ley, sólo está posibilitando el debate. La legisladora no ha tomado una posición aún", aclaró.

Sin embargo, un día antes, el asesor había expresado que las diferencias de la senadora con la ley de Medios eran sólo "trascendidos" y que "no había transmitido a nadie" su postura al respecto.

Fuentes del peronismo aseguraron que, finalmente, cambió su posición y que votará alineada con el oficialismo. Desde su entorno confiaron, en tanto, que el viernes se reunió a solas con el jefe del bloque kirchnerista, Miguel Ángel Pichetto, y luego con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Una de las quejas recurrentes que salieron de boca de Troadello en los últimos meses es la falta de interlocutores válidos que tenían los legisladores con la Casa Rosada. La misma crítica supo trasladarla a la Casa de Gobierno local, especialmente porque hace más de un año que está distanciada del Gobernador.

Cuando Jaque dejó la banca en el Senado para asumir como gobernador, Troadello lo reemplazó pues aparecía tercera la lista de candidatos que llevó el peronismo local en 2003.

Cuatro meses después, la mujer decidió dar de baja un contrato que había dejado Jaque y que le correspondía al hombre que manejó la comunicación durante la campaña 2007 del actual mandatario mendocino. En la resolución DP-0358/08, anunció su determinación. Ese gesto causó el enojo de Jaque y, según relatan en Peltier al 300, Troadello nunca pisó el cuarto piso de la Casa de Gobierno pese a ser una legisladora oficialista.

Los motivos de la rebeldía

Troadello ha sido fiel al oficialismo durante estos casi dos años que lleva como legisladora nacional. Hay quienes le reconocen haber respondido sin poner obstáculos a las estrategias legislativas del operador presidencial Juan Carlos Mazzón. Incluso, entre sus pocas intervenciones públicas, criticó al vicepresidente Julio Cobos por su "voto no positivo" durante el conflicto con el campo.

Por eso, su nueva forma de comportarse desconcertó al oficialismo nacional y también al local. Y surgieron muchas especulaciones, entre ellas que estaba respondiendo al ex embajador argentino en Chile, Carlos Abihaggle, quien le posibilitó su ingreso al Departamento General de Irrigación cuando era el superintendente.

Esa versión fue descartada. Allegados a Abihaggle confiaron a este diario que "sólo tienen un vínculo afectivo que incluye algunos encuentros en donde, por ejemplo, toman mate", pero que "no reporta a Carlos, quien recién está volviendo a la política a través de un espacio del peronismo que conformó junto al diputado provincial Daniel Cassia".

Varios dirigentes del PJ local, en cambio, deslizaron que Troadello tomó esta nueva postura porque "se quiere asegurar su futuro", teniendo en cuenta que su mandato vence el 10 de diciembre. Por los pasillos de Irrigación corre la misma versión.

Según confiaron fuentes de ese organismo, dirigentes azules (el espacio más poderoso del peronismo mendocino, que comanda Mazzón) estarían negociando con la legisladora un cargo más alto que el que dejó para irse al Senado (era asesora jurídica). Se especula con que estaría interesada en convertirse en la próxima secretaria del Tribunal Administrativo del DGI, ya que el actual secretario a está a punto de jubilarse.

El asesor de la legisladora dijo sobre esto: "La senadora no puede negociar nada porque ella tiene un cargo de planta en Irrigación. Respecto al cargo en el Tribunal Administrativo, ella no lo está negociando, si a futuro se lo dan, será por su capacidad. Troadello es diferente a muchos políticos, por eso no ha querido salir por la prensa, para no polemizar".

Comentá la nota