Aunque se amplió el cupo para exportar, el mercado sigue sin reaccionar

Mariano Grimaldi, gerente comercial de la planta exportadora Logros SA, indicó que desde el exterior se pide únicamente lo necesario. A pesar de ello anunció que la firma invertirá dos millones de dólares para industrializar subproductos
Las informaciones que llegan desde el sector cárnico no son de las mejores; y no desde ahora, cuando la crisis golpea.

Tanto la producción como la industria vienen reclamando hace tiempo por lo que entienden como una equivocada intervención en ese mercado. Unos pegan por la política implementada en torno a la comercialización de los animales, sosteniendo que esa actitud impide no sólo el crecimiento, sino directamente el mantenimiento del stock ganadero; otros apuntan hacia las trabas impuestas sobre el mercado externo (cuyas consecuencias se observaron obviamente tiempo atrás, cuando la demanda era sostenida), que no permitió aprovechar los altos precios para cortes que carecían de demanda local.

Y así, falta de acuerdo mediante, llegó la crisis internacional.

Dentro de las industrias exportadoras de Córdoba, claramente sobresale el Frigorífico Río Segundo, compañía que cuenta con dos plantas: Logros SA y Vare SA.

Puntal Villa María dialogó con Mariano Grimaldi, gerente comercial de la primera empresa mencionada, sobre la realidad de ese mercado, tanto en materia comercial como laboral, y las expectativas que muestra este año tan particular.

En ese sentido, el empresario destacó que a pesar de que la demanda de carnes del exterior se mantiene con "lo justo y necesario", en la empresa no hubo despidos. Y anunció además la pronta inauguración de una nueva planta, dedicada al procesamiento de subproductos, que supone una importante inversión de dólares.

En lo que respecta a la situación del mercado internacional de la carne, Grimaldi señaló que "estamos atravesando esta crisis mundial con un mercado quieto; las ventas están frenadas, no hay ninguna demanda extra. Es como que desde el exterior se pide lo justo y necesario".

Hace pocos meses tuvo profusa difusión la decisión de Rusia de recortar las compras de carne de varios países motivada por problemas sanitarios, hecho que abriría posibilidades para ampliar las ventas nacionales a ese país.

Teniendo en cuenta que Frigorífico Río Segundo tiene hace tiempo una importante relación comercial con Rusia, se le trasladó ese interrogante a Grimaldi.

"En realidad es un mercado que todavía no reacciona; los importadores rusos vienen teniendo muchos problemas para conseguir financiación. Los clientes me comentaron que no pueden volver a obtener las líneas de créditos que antes tenían ya que, como consecuencia de la crisis, los bancos no les renuevan las líneas de financiamiento que necesitan para importar la carne. No ha vuelto el crédito a Rusia, por lo que se ven muy afectados para trabajar con los volúmenes que manejaban antes".

Pero más allá del nivel de ventas de la planta, el empresario aseguró que la situación laboral no se ha modificado: "Hubo un recambio de gente con problemas de ausentismo, pero se cubrieron los puestos; nosotros mantenemos la dotación".

Encaje

Otra consulta que se le realizó estuvo relacionada con la modificación del encaje que determina el volumen de carne que puede exportar una planta, anunciada luego de la reunión que mantuvo la Presidenta de la Nación con los representantes de la Mesa de Enlace.

Cabe recordar que el año pasado se estableció una reglamentación por parte de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) que instituyó el denominado "encaje productivo", que es un piso de almacenamiento que debe demostrar la planta para poder, a partir de allí, exportar. Ese encaje, que estaba en el 75 por ciento, bajó 10 puntos.

"Tenemos un poco más de cupo disponible porque cambió el sistema, pero diría que casi no lo hemos podido aprovechar por el hecho que no hay demanda de los productos del exterior. Cuando la demanda estaba, no teníamos el cupo", explicó.

También se vienen escuchando pronósticos que hablan de que los problemas en el sector obligarán a importar carne en el mediano plazo.

Sobre ese aspecto, el empresario fue tajante: "No creo que Argentina tenga que llegar a eso; esos son mensajes negativos de algún sector, pero no creo que suceda. Con este stock ganadero, trabajando bien, alcanza para abastecer el mercado externo y exportar, usando un 20 por ciento para este último mercado".

De todas formas, eso no implica una modificación en el estado de ánimo del productor: "Este Gobierno no ofrece una política clara hacia la producción ni incentiva a los productores a que críen más terneros. Este es un Gobierno que de acuerdo a la coyuntura va haciendo o corrigiendo algo. No tiene políticas a largo plazo hacia el sector; carece totalmente de esto, por eso es que los secretarios de agricultura no tienen ningún poder de decisión".

Grimaldi también se pronunció acerca de la modificación del tipo de cambio, hecho que vienen pidiendo distintos actores del sector industrial.

"Frente a Brasil y Chile, los vecinos que han devaluado un 40 por ciento, la verdad es que nos quedamos retrasados; nosotros necesitaríamos que se ajuste un poco el tipo de cambio, por encima de los cuatro pesos".

Nueva planta

Finalmente, y pese a que la coyuntura no indica un crecimiento para el mediano plazo, anunció que la empresa está desarrollando una nueva planta, que será inaugurada en los próximos meses.

"Si bien el sector está con una inversión cero, nosotros en forma atípica estamos ahora embarcados en un proyecto de industrialización de los subproductos de la planta. Para los próximos meses esperamos estar inaugurando una planta modelo de tratamiento de grasa y cebo para producir harina de carne y todo el subproducto de la planta de origen animal", manifestó.

Este nuevo desarrollo, orientado en un principio al mercado interno, generará entre 30 y 40 puestos de trabajo e insumirá una inversión de aproximadamente dos millones de dólares.

Comentá la nota