"Si doy un aumento, tengo que entregar el Gobierno"

Con ese ejemplo casi extremo, el Gobernador reiteró la imposibilidad financiera aducida por su administración para rechazar el reclamo salarial de los médicos y empleados autoconvocados de la salud.
El conflicto de la sanidad lleva más de tres semanas y, tanto las autoridades provinciales como los médicos y empleados autoconvocados, no parecen dispuestos a ceder en su postura para sentarse a dialogar.

Mientras que los profesionales ayer volvieron a expresar su malestar ante la falta de respuestas a sus reclamos salariales con un nuevo quite de colaboración en los hospitales públicos de toda la provincia, desde el Gobierno reiteraron que no hay fondos para hacer frente al reclamo de una recomposición salarial.

Otra vez, el encargado de decirle "no" a los galenos fue el propio gobernador José Jorge Alperovich, quien esta vez apeló a un ejemplo bastante extremo para defender la postura del Poder Ejecutivo: "No es un capricho, si yo les tengo que dar un aumento tendría que entregar el Gobierno, porque no hay plata. Estaría mintiendo, no puedo pagar los sueldos, sería mentirle a la gente, sería mentirle a la sociedad", sentenció.

En declaraciones a la prensa, tras supervisar el avance de las obras de construcción del hospital del Este, junto al ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, el Gobernador insistió en que la Provincia "hace 30 días se les dio un aumento de más del 20 por ciento a los médicos". Sobre el mismo punto, Alperovich volvió a recordar que cuando inició su gestión al frente del Gobierno tucumano, en 2003, "los médicos ganaban 600 pesos, y ahora ganan en promedio 2.800 pesos por seis horas de trabajo".

Alperovich admitió "les querría dar más (dinero) a los médicos, a los docentes, a todos", aunque insistió en que "no hay plata" para hacerlo.

Además, consultado sobre la posibilidad de recurrir al Poder Central para pedir ayuda a los fines de satisfacer las exigencias de la sanidad, el Gobernador fue terminante: "La Nación no te da plata", subrayó.

A la hora de graficar lo ajustada que están las cuentas del Estado provincial, el Primer mandatario advirtió: "Todavía me va a faltar plata para pagar los sueldos a fin de año. No es que sea un capricho del gobernador, no hay plata para ningún aumento", recalcó.

"Que recapaciten"

Alperovich volvió a cuestional la modalidad de protesta implementada por la sanidad, con quites de colaboración en hospitales y CAPS, dejando sin atención a los pacientes que concurren a los consultorios externos y de especialidades y suspendiendo las cirugías programadas.

"No hay que ser fuertes con los débiles, porque esto afecta a los más humildes. Todas las noches pienso que cuando uno tiene una operación programada de vesícula, con cuatro meses de anticipación, llegás al hospital y no te pueden operar, es lo más terrible que te pueden hacer", disparó.

Alperovich reclamó a los médicos autoconvocados "que recapaciten" y depongan las medidas de fuerza. "Les pido que trabajemos en conjunto, porque lo invertido en estos últimos seis años en Salud no se ha hecho en la vida de Tucumán. Antes que pelearnos, debemos recapacitar y unirnos para sacar a Tucumán adelante", enfatizó.

Reclamo firme

Mientras tanto, los autoconvocados de la sanidad reiteraron que seguirán con las medidas de fuerza hasta obtener una respuesta al reclamo salarial.

El lunes volverán a realizar un quite de colaboración y al mediodía, en una asamblea, en el hospital Centro de Salud, definirán los pasos a seguir. Desde el sector adelantaron que podrían convocar a un paro por 48 horas para la próxima semana.

Comentá la nota