El aumento de tasas seguirá ligado al aumento de sueldos, previsto en un 20 por ciento para el año próximo

Entre los distintos puntos que se tocaron en la sesión del martes en el Concejo Deliberante, sonó fuerte no sólo el aumento de tasas por un 30 por ciento previsto para el 2010 (ojo, se puede incrementar a lo largo del año como ocurrió en 2008 y 2009) y su ligazón, ya desde hace tiempo, al aumento al personal municipal.
El concejal Siro Flores, del Frente para la Victoria, observó más del Presupuesto 2010 que la Ordenanza Impositiva, y dijo que «el 63 por ciento de lo que dispondrá la Municipalidad en 2010 es de coparticipación», alertando de esta manera que si el dinero no viene de afuera, poco se puede generar aquí para hacer frente a los problemas.

Y siguiendo con su enfoque presupuestario más de impositivo cuestionó que no se prevea una política de viviendas para 2010. Cuando siguió con guarismos que tenían que ver con el Presupuesto y no con la Ordenanza en tratamiento, el presidente José Gabriel Erreca lo advirtió y se limitó a proponer como bloque un aumento del 20 por ciento en las tasas.

A continuación Beto Rivas se refirió a la Ordenanza Impositiva 2010 y luego de observar algunas cuestiones, propuso un 28 por ciento de aumento. A su vez, pidió por los descuentos por pago en término y buen contribuyente que el Ejecutivo quitó hace ya tres años.

El vocero del bloque del Partido Justicialista fue Roberto Rossi, quien apoyó el aumento de tasas del 30 por ciento previsto por el Ejecutivo. Es la primera vez en mucho tiempo que el PJ no cuestiona el aumento de tasas de la Ordenanza Impositiva.

También es la primera vez en los últimos tiempos que el aumento que sale no es el que propone Beto Rivas, quien dijo que se quedaba en el 28 y finalmente los bloques UCR-PJ terminaron aprobando el 30, contra el 20 que proponía el Frente para la Victoria.

Ricardo Criado manifestó el apoyo al aumento y lo defendió, al igual que esta política de aumentar tasas para pagar sueldos.

Flores volvió a la carga y embistió contra el Ejecutivo diciendo que lo que se gastó en la Pulpería podría haber ido al aumento de personal, tema que se debatió en otra sesión anterior con términos mucho más contables.

De esta manera las tasas aumentarán el 30 por ciento en 2010 y los empleados municipales recibirán un aumento del 20 por ciento en el mismo año; aunque como bien dijo Beto Rivas, «cobrarán el primer 5 por ciento de aumento en abril, y ese aumento les servirá para pagar el aumento de tasas que recibirán en los primeros cuatro meses del año». Por si no lo entendió, el aumento a los empleados no será del 20 por ciento si se tiene en cuenta que ellos también deben pagar las tasas mucicipales si son propietarios.

Comentá la nota