Por el aumento en la tarifa del gas natural, la venta de estufas eléctricas creció un 15%

El incremento del precio del gas alcanza el 250 por ciento y causa un fuerte impacto en la economía de los usuarios de mayor consumo. La comercialización de artefactos eléctricos ha evidenciado una suba y se podría acrecentar en el próximo mes cuando las facturas lleguen con el aumento.
En pleno invierno, las boletas de gas natural correspondientes al mes de julio comenzaron a llegar a los usuarios de mayor consumo con aumentos que alcanzan al 250 por ciento, comparadas con el mismo ciclo del año pasado.

Sin dudas, tras varios años de congelamiento en los precios, este incremento representa un "tarifazo", por el impacto que acusa en la economía de los hogares.

Es por ello que la gente, ante este aumento, comenzó a inclinarse por adquirir estufas eléctricas que son más económicas que los artefactos a gas.

Hace aproximadamente 30 o 40 días la venta de calefactores y estufas eléctricas ha aumentado el 15 por ciento, según coincidieron los encargados de diferentes negocios de venta de electrodomésticos.

Las razones estarían ligadas a una conveniencia económica. Es que, en lo que respecta a estufas y caloventores eléctricos, lo más económico puede encontrarse a partir de los 60 pesos, mientras que los calefactores a gas, los costos son ampliamente superiores; van desde 400 pesos (sin salida al exterior) o 500 (tiro balanceado) hasta los 1.100, de acuerdo al modelo. Pero con respecto a 2008 se evidencian incrementos en los precios; las estufas a gas subieron un 15 por ciento y las eléctricas un 30 por ciento.

"La gente recurre cada vez más a las estufas eléctricas, porque son más baratas y la crisis hace que traten de ahorrar en todo lo que puedan", aseguró Javier Papalini, encargado de la sección calefacción de Frávega. Del mismo modo, resaltó que en los últimos días ha sido considerable la preferencia de los compradores por los artefactos eléctricos.

"La gran ventaja entre uno y otro es que con los eléctricos no hay que estar preocupado por la ventilación, ya que desaparece el problema del monóxido de carbono. Además, en épocas de crisis como la que se está viviendo, el bolsillo tira mucho", destacó un vendedor de la línea de calefactores.

Sin embargo, en otros locales de venta de estufas, coincidieron que la comercialización de calefactores se mantiene pareja y no ha habido tanta variación. Desde Garbarino aseguraron que la diferencia se puede llegar a ver en el próximo mes cuando la gente note el incremento en la tarifa del gas.

Más allá de que los artefactos eléctricos son mucho más económicos que los que funcionan a gas, hay que tener en cuenta que el eléctrico tiene la ventaja de que se puede enchufar unos minutos antes en el lugar para calefaccionarlo y luego desenchufarlo sin tantas complicaciones como pueden tener los que funcionan a gas.

Dentro de las opciones eléctricas, existen equipos más sofisticados como son los aparatos Split de aire acondicionado frío-calor que cuesta alrededor de los 1.700 pesos. "Es una inversión más significativa, que implica un mayor esfuerzo, pero el cliente sabe que está comprando un artefacto que le va a ser útil tanto en invierno como en verano", aseguró un vendedor.

La mayoría de los grandes comercios como Frávega, Garbarino o Red Megatone, creen que cerrarán el año con una facturación similar a 2008. Pero el sector está sintiendo el peso de la crisis y los más afectados son los locales pequeños, que no pueden realizar grandes promociones o cuotas sin interés. Desde Megatone consideraron que los descuentos en artículos puntuales o la oferta combinada de productos en combo les permite mantener las ventas ganando participación. "La demanda se acostumbró a las promociones y los días de rebajas puntuales la facturación por local se multiplica", señaló un vendedor y aseguró que la comercialización de todo tipo de electrodomésticos ha descendido un 60 por ciento.

Comentá la nota