El aumento de la producción de vinaza alerta a las autoridades

Las destilerías que funcionan en siete ingenios de Tucumán están autorizadas a producir mayor cantidad de bioetanol y con ello, se incrementará el volumen del desecho que es altamente nocivo.
El Gobierno de la Provincia a través de la Dirección de Medio Ambiente y de la Secretaría del Agua, pedirá a la Nación y al

Juan Carlos Targa.

Gobierno de Tucumán que arbitren los mecanismos para evitar una mayor contaminación de la cuenca Salí-Dulce, ya que a partir de 2010 se incrementará al doble la producción de vinaza. Así es el cálculo de las autoridades, a raíz del decreto 733/09 de la Secretaría de Transporte que exige a las empresas refinadoras a utilizar hasta un 10 por ciento de bioetanol en las naftas a partir del año próximo.

"Posiblemente se va a incrementar a casi el doble la cantidad de vinaza a producir, entonces si es así, eso quiere decir que se puede duplicar la cantidad de vinaza", indicó Juan Carlos Targa, director de Medio Ambiente provincial. En Tucumán hay ingenios que cuentan con destilerías que producen bioetanol y la vinaza es el desecho de la producción, un elemento altamente tóxico cuando es arrojado en el agua.

Al tratarse de un elemento orgánico, demanda una alta cantidad de oxígeno. Además contiene fósforo y nitrógeno que favorecen a la formación de algas venenosas que cuando se descomponen, contaminan el agua, generan un fuerte olor a gamexane y lo peor, provocan la mortandad de peces.

Según indicó el director de Medio Ambiente, Juan Carlos Targa, la mayoría de las empresas que cuentan con destilería, han ido incorporando tecnología para evitar la contaminación de la cuenca como lagunas de sacrificio o piletones donde se arroja la vinaza.

Hace un mes, las autoridades del Comité de Cuenca Salí Dulce, entre ellos Targa, visitaron la mayoría de los ingenios y de las destilerías. El funcionario comprobó que se habían realizado los piletones y las lagunas de sacrificio, pero dijo que no sabría afirmar que si se duplica la producción de bioetanol y de vinaza, no habrá derrames por falta de capacidad de contención.

"Peleamos y pedimos que se trabaje, que esa vinaza no venga al río", afirmó Targa, quien sin embargo, señaló: "En las últimas inspecciones que hemos realizado, prácticamente en todos los ingenios están conteniendo o regando con la vinaza o pasando a lagunas de sacrificio (evaporación) para evitar que se envenene el curso de agua".

Rescató que han bajado sensiblemente los volúmenes que se arrojaban en los distintos afluentes de la cuenca y que tampoco se vieron a fines de agosto o en septiembre, esos cuadros dramáticos de gran cantidad de peces muertos, pero la alerta sigue vigente.

Comentá la nota