"El aumento en los peajes es discriminatorio, injusto, ilegal y abusivo", afirman los defensores de usuarios

Ricardo Lasca, experto en cuestiones viales, dijo que el Gobierno sólo se fija en el concesionario y se olvida de explicar cuál es el beneficio para el usuario; "Con las alzas en seguro, patentes, combustibles y peajes, vamos a terminar andando en sulkys", ironizó; rigen las nuevas tarifas
"Discriminatorio, injusto, abusivo e ilegal". Con esas cuatro palabras definió Ricardo Lasca, Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (Conaduv) el aumento de los peajes de acceso a la ciudad de Buenos Aires que comenzaron a pagar los automovilistas a partir de hoy.

Consultado por lanacion.com, Lasca expresó su más enérgico rechazo a la suba de entre un 24% y un 56 % en las tarifas "que fuera decidido en forma autoritaria y antidemocrática por parte del gobierno nacional" y agregó irónicamente: "Con las alzas en seguro, patentes, combustibles y peajes, vamos a terminar andando en sulkys".

"Esto demuestra claramente que sólo les interesa y preocupa la ecuación económica-financiera de los concesionarios viales, pero nada les importa la relación beneficio-costo del usuario y la situación del mismo", indicó Lasca.

El experto en cuestiones viales criticó la falta de audiencia pública que decidir el cambio en el cuadro tarifario. "El camino no es patrimonio de [el ministro de Planificación, Julio] De Vido. Los usuarios somos parte del contrato, pero nadie nos llamó a negociar", indicó.

Además, señaló que el incremento en el precio que se paga en los peajes sigue una lógica discriminatoria, ya que sólo rige para vehículos livianos. "Es una desigualdad ante la ley", sostuvo.

Intervención. Por otra parte, Lasca cuestionó que parte del alza estuviera destinado a "bancar" el problema económico-financiero que tiene la intervenida oficialmente Autopistas del Sol (Ausol), empresa concesionaria del Acceso Norte.

"Vía este aumento de tarifas pretenden que el usuario banque la desastrosa política económica-financiera de Ausol. Ellos recaudan 250 millones de pesos anuales y les cobran peaje a 300.000 autos por día y tienen 30 años de concesión. ¿Cómo les puede haber ido mal?", se preguntó.

En un comunicado enviado ayer, la Conaduv recordó que en enero de 2009 hubo un aumento de hasta el 110 % en las tarifas de peaje en los Accesos Norte y Oeste, con la finalidad de remodelar y ampliar la Avenida General Paz.

"Han transcurrido once meses y las obras no han comenzado. Algo similar ocurrió en mayo de 2009 cuando el Gobierno autorizó un incremento de hasta el 112 % en la autopista Ricchieri-Ezeiza-Cañuelas, con el falso argumento de realizar nuevas obras", explicaron.

Comentá la nota