Aumento para funcionarios y concejales

Por lógica consecuencia, el incremento se traslada automáticamente a los sueldos de planta superior. Y por ser de otro nivel al de los empleados, la incidencia es mucho mayor
A partir de este mes, los empleados municipales comenzarán a percibir un aumento del 10 por ciento que estaba comprometido para que se hiciera efectivo desde enero último, pero el incumplimiento del gobierno provincial en el envío de la coparticipación pautada hizo que el municipio debiera postergar el pago de ese incremento.

Pero no solamente los empleados municipales van a percibir con el próximo sueldo un peso más, sino que automáticamente también lo harán funcionarios y concejales, en un porcentaje similar aunque en una proporción significativamente mayor debido a las suman que perciben en comparación con los agentes de planta.

Sucede que por ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante, "el sueldo de los funcionarios de la planta superior será el resultante de considerar el sueldo básico de la categoría 2, en su equivalente a cuarenta horas semanales", y se fija que los concejales, directores, delegados de Copetonas, Reta y Orense, perciban tres veces y medio ese sueldo; que los secretarios cobren por cinco veces y medio; que los delegados de Cascallares y San Francisco reciban tres de ese jornal; para el coordinador del CRESTA sean cuatro sueldos y cuarto; la secretaria privada del intendente, cuatro haberes de ese tipo; tres el secretario del Concejo Deliberante; que los directores técnico y administrativo del hospital perciban cuatro y tres cuartos, al igual que el director del ente vial y del Organismo Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos.

En tanto para el intendente, la Ley Orgánica de las Municipalidades fija para el caso de Tres Arroyos un sueldo equivalente a catorce haberes de la categoría 2 de un empleado municipal, en las mismas condiciones que el resto de los funcionarios.

Desde arriba

Por lo tanto, ahora el básico de un empleado municipal categoría 2 pasó a ser de 1292 pesos, a lo que se debe sumar 55 pesos de refrigerio, y para determinar los sueldos de los funcionarios ese monto debe ser el equivalente a 40 horas semanales, en lugar de las 35 que cumplen funciones los agentes de planta.

De allí surge que el intendente municipal percibe por mes un sueldo básico y bruto de 21.546 pesos, a lo que se debe deducir los aportes previsionales y de obra social. Y además se le otorgan 1544 pesos como compensación mensual para gastos de representación.

Después lo siguen los secretarios de Gobierno, Hacienda, Obras Públicas, Producción, Seguridad y de Salud, quienes pasarán a cobrar con el incremento de los empleados, unos 8464 pesos mensuales de básico, a lo que también se debe deducir los aportes.

Un poco más abajo, no mucho, están los sueldos de los directores del Hospital Pirovano, equiparados el del técnico que es un profesional médico con el de un simple administrativo, tarea que en verdad la realiza la contadora del sistema de salud, pero ambos cobrarán 7310 pesos sin deducir aportes.

Y lo mismo cobran los directores de los demás entes descentralizados, es decir el de Vialidad Rural y Claromecó Servicios Turísticos.

El resto

En orden descendiente, tanto de categoría fijada por el municipio como de sueldo que perciben, se encuentra el coordinador del CRESTA, que cobrará 6540 pesos; y a la secretaria privada del intendente le corresponderán 6156 pesos.

Después están los concejales, quienes y cada uno tendrán una remuneración de 5386 pesos.

Los mismo pasarán a percibir con el aumento otorgado a los empleados del municipio los directores de Asesoría Letrada, Bromatología, Cultura, Deportes, Medio Ambiente, Servicios Urbanos, Turismo, Tránsito e Inspección General. Es decir, 5386 pesos, como en todos los casos a restar los aportes de ley. Igual cifra será para los delegados municipales de Copetonas, Orense y Reta, mientras que para los de San Francisco y Cascallares serán 4617 pesos. Similar monto está fijado para el secretario del Concejo Deliberante.

Justificado

Si hubiera que pasar a reconocer a cual de todos los funcionarios y concejales resultaría justo pagarles ese sueldo, realmente serían muy pocos los que entrarían en ese cuadro. Más allá de que pueda resultar discutible, no se puede desconocer que quien tiene un fuerte compromiso con la función es el intendente más allá de aciertos y errores, de quien consta que le dedica a la misma un tiempo que excede largamente la media.

Pero después son contados los funcionarios que pueden equilibrar eficiencia-sueldo. Por caso, en las secretarías de Gobierno y de Producción se observa una diferencia de gestión, y lo mismo se puede decir de las direcciones de Bromatología y de Servicios Urbanos.

En cuanto a las delegaciones municipales, hay un dato que tiene relación directa con el desempeño de sus titulares. En todas las localidades, el vecinalismo fue vencedor en las recientes elecciones, pero perdió en Claromecó, y es para tener en cuenta.

También hay que reconocer que el sistema de Salud en líneas generales es eficiente, al igual que el del organismo vial.

Hasta que llegamos al Concejo Deliberante, cuerpo integrado por 18 ediles que muy bien podría estar conformado con muchos menos, y que en la práctica funciona en esos términos, pero de la otra manera significaría una economía real. Alguno de Acción Comunal, muy poquitos del vecinalismo y basta para rescatar.

Eso sí, teniendo en cuenta que sus sueldos se fijan sobre 40 horas semanales de trabajo, ninguno llega siquiera a la mitad.

Significa menos

Algo es algo. Más o menos así es el sentimiento de los empleados municipales por el aumento confirmado la semana anterior y que no era más que el compromiso que asumiera el intendente tiempo atrás cuando el reclamo gremial lo acompañó a La Plata para saber cuándo el gobierno provincial iba a empezar a cumplir con la coparticipación.

Es que el 10 por ciento que recién desde este mes comenzarán a percibir, debió ser desde enero, pero la Provincia viene mal de fondos y eso repercutió en las arcas municipales, que aunque sigue sin recibir lo que debiera, igualmente afrontó el compromiso, aunque queda a solucionar lo adeudado.

Por eso que no es noticia que los empleados municipales recibieran ese incremento, porque no se trata de nada nuevo sino cumplir con lo prometido y empezar a saldar una deuda.

No obstante, se acordó que en setiembre los municipales volverán a retomar las negociaciones en lo atinente a mejoras salariales y otras cuestiones.

Paralelamente, las gestiones sindicales obtuvieron otro buenos resultados. Por caso se logró acelerar las confirmaciones de personal contratado a planta permanente, beneficio que lograron unas 60 personas; mientras entre 30 y 40 lograron que los fueran confirmados en sus categorías. Estimaciones gremiales dan cuenta que para fin de año estas cuestiones estarían normalizadas, con lo cual todo el personal en esos cuadros pasaría a regularizar su situación.

Una de las cuestiones que fue muy valorada por el sector gremial fue la designación de la doctora Claudia Cittadino como interlocutora entre el personal del área de salud y el Ejecutivo, tras los duros cuestionamientos al director administrativo por una situación constante de conflicto que mantenía en el hospital.

Se destacó la muy buena predisposición al diálogo de Cittadino y el entendimiento logrado por el compromiso de la profesional, por lo cual se dio por superada la situación y se aguarda que no se vuelva atrás.

Comentá la nota