El aumento de las naftas llegó a todos los surtidores del país

El aumento de las naftas llegó a todos los surtidores del país
A la suba que aplicó YPF se sumaron ayer las demás petroleras con ajustes similares.
A los aumentos en las naftas y el gasoil -que oscilan entre 1% y 5,5%- que decidió aplicar la petrolera YPF, se sumaron desde ayer los surtidores de las otras compañías. El presidente de Shell, Juan José Aranguren, explicó las razones del aumento: "las variaciones de precios que se están produciendo compensarían parcialmente la devaluación del peso en relación al dólar registrada en los últimos meses".

Los porcentajes de subas aplicados por la mayoría de las petroleras varía según las regiones pero, en general, promedian el 3%. Las subas más fuertes recayeron sobre la nafta súper, que pasó a costar 2,799 pesos el litro y en el gasoil que trepó a 2,006, en promedio.

Las naftas de mayor octanaje o "premium" subieron 1,5%. En el caso de YPF pasó de $ 3,20 a 3,249. La razón es que éste tipo de combustible (más caro que la nafta súper) viene con una demanda menor en las estaciones de servicio dado que muchos usuarios pasaron a cargar súper cuando la brecha de precios se hizo muy amplia. En tanto que el gasoil es menos demandado, por la menor actividad industrial y particularmente por el sector agropecuario.

Los datos del mercado, indican que en el primer trimestre del este año, el consumo de naftas -en general- subió sólo un 4% respecto del mismo período del 2008. Algo que refleja una clara desaceleración respecto de años anteriores. Y el gasoil mostró abiertamente una caída del 5% durante el mismo período, afectado por el conflicto entre el Gobierno y el campo.

A pesar de este contexto de ralentización de la demanda, la idea de subir el precio de los combustibles viene siendo debatida desde hace muchos meses entre las petroleras, el Gobierno y también las estaciones de servicio, a la espera de una mejor rentabilidad.

Finalmente, tras la subida del dólar -que llegó a cotizar $3,70- la decisión de aumentar fue tomada primero por YPF, la líder del mercado. "Nuestra idea era emparejar los precios con el resto de las competidoras y también equilibrar los valores con las estaciones del interior del país", según comentó una fuente de la compañía.

Pero Petrobras y Esso se sumaron rápidamente a la medida de retocar los precios. Básicamente, bajo el argumento del impacto de la suba del dólar en los costos de producción y en las dificultades del sector para exportar sus productos.

Ayer, el director de Asuntos Públicos de Esso, Tomas Hess, dijo que "ante la suba del dólar frente al peso y la dificultad para exportar por los altos impuestos que gravan a los productos del sector", las petroleras debieron "aumentar los precios de los combustibles".

"El petróleo se compra y se paga en dólares, aunque en el mercado local se comercialice en pesos", insisten en las compañías.

En tanto, el titular de la entidad Consumidores Libres, el diputado socialista (MC) Héctor Polino, dijo ayer que los aumentos en las naftas y el gasoil aplicados por la petrolera YPF "constituye una provocación a los usuarios". Y opinó que "no existe ninguna razón que justifique dichos aumentos: el petróleo se extrae de las entrañas del suelo argentino y a costos de la República Argentina", dijo.

Comentá la nota