El aumento se evitaba por la "mayor coparticipación"

El bloque del PJ-Frente para la Victoria no acompañó el aumento de tasas municipales que se introdujo en la Asamblea de Mayores Contribuyentes, a través de las ordenanzas fiscal e impositiva para el 2010 y a solicitud del Ejecutivo Comunal.
El Gobierno Municipal elevó al Concejo Deliberante el pedido de incremento de impuestos y lo justificó, entre otras cosas, a partir de un aumento de los salarios municipales previstos para el presente ejercicio.

Los ediles radicales hicieron prevalecer su lógica y la mayoría y, de esa manera, quedó aprobado el aumento que rige para el 75 por ciento de los contribuyentes tandilenses a través de la Tasa Retributiva de Servicios.

El peronismo no respaldó dicho aumento por entender que "según información proveniente de la Provincia, los montos de transferencias hacia el Municipio de Tandil, con respecto a 2009, iban a crecer sustancialmente en este ejercicio que recién comienza".

Además, se argumentó que "el impacto en la ciudad de los fondos nacionales provenientes de la Asignación Universal por Hijo, calculada en casi 15 millones de pesos, no estaba asumido en el diseño del presupuesto elevado por el Gobierno Comunal".

Finalmente, explicaron que antes de cargar nuevamente las espaldas de la clase media y trabajadora de la ciudad de Tandil con un incremento de la obligación impositiva domiciliaria era indispensable introducir en el presupuesto mecanismos para medir la eficiencia del gasto y el impacto de la inversión.

"No estamos en desacuerdo, en principio, con el aumento de tasas, que es y será una herramienta de los gobiernos, pero en este caso creemos que antes de aumentar otra vez los tributos es necesario que se tomen recaudos para asegurar que esos fondos sean gastados en las áreas prioritarias y con la mayor eficiencia posible", definieron.*

Comentá la nota