Aumento docente del 10% para 2010 y 50 millones para el nomenclador

El ministro de Educación Francisco Romero encabezó ayer, en el salón Eugenio Salom, la reunión de la Comisión de Fuentes de Financiamiento, espacio que integran funcionarios y representantes de los sindicatos docentes. El jefe de la cartera educativa realizó propuestas concretas para garantizar el ciclo lectivo 2010.
Planteó un aumento salarial del 10 por ciento para el año próximo y estimó un aporte de entre 45 y 50 millones de pesos para cambiar el nomenclador del sector, para lo que se creó una comisión que comenzará a tratar la cuestión el 3 de noviembre.

El encuentro contó con la participaron la subsecretaria de Educación Norma Papinutti, el subsecretario de Coordinación del Ministerio Carlos Quirós, la directora General de Gestión Educativa Dora López y el coordinador Ejecutivo de Programas Nacionales Eduardo Colombo. Por los sindicatos estuvieron los secretarios generales Eduardo Mijno (Federación Sitech), Rosa Petrovich (Atech), Norberto Piñero (Amet) y Pedro López (Fiud), y los dirigentes Guillermo Duarte y Mirta Obregón (Utre -Ctera), Graciela Genovesio (Adoch), Ángel Godoy (Achabi), Viviana Sobrecasa (Sitech Sudeste) y Claudia Gatti (Adegne), entre otros.

Pacto educativo

Romero manifestó que pretende discutir durante octubre y noviembre todas las cuestiones que competen a la Comisión de Fuentes de Financiamiento, para garantizar el derecho social a la educación a partir de la dignificación tanto de las condiciones de enseñanza de los estudiantes como de las condiciones laborales de los trabajadores de la educación. "Para no tener que llegar a febrero sin ninguna resolución sobre lo que se aplicará en marzo próximo, aspiramos a realizar un pacto educativo con los sindicatos docentes", remarcó. El ministro planteó a los sindicatos la perspectiva para 2010, con un incremento del 10% del básico, tal como está previsto en el presupuesto del próximo año, que fue enviado a la Cámara de Diputados.

El nomenclador

Romero ratificó que ya está la decisión política del gobernador y del Ministerio para modificar el nomenclador, que es la matriz de la distribución de los ingresos, que abarcaría al 60% de los docentes de los niveles primario, inicial y bibliotecas, que son los que "hoy están sobre la base de la pirámide salarial y están muy por debajo de lo que gana el resto de los trabajadores de la educación", dijo. Aclaró que no será "en desmedro de las legítimas aspiraciones de los docentes de los niveles secundario y terciario, que no se van ver desfavorecidos con esta modificación del nomenclador". Señaló que la provincia y la nación trabajan en una primera etapa de la aplicación de la modificación del nomenclador, y que el aporte estimado es entre 45 y 50 millones de pesos. "Estamos hablando de una recomposición salarial por tramos que discutiremos entre octubre y noviembre", expresó.

Funcionarios y dirigentes sindicales acordaron que el martes 3 de noviembre, de 8 a 10, en el salón del Ministerio de Educación, se reunirá la mesa técnica para trabajar en una propuesta de consenso de la modificación del nomenclador, que será conformada por dos representantes de cada sindicato.

Financiamiento

En el encuentro el ministro presentó una síntesis de los lineamientos del proyecto de ley de financiamiento educativo de la provincia, que el gobernador Capitanich presentará esta semana a la Legislatura. "La ley no sólo prevé cuál va a ser el financiamiento educativo para 2010, sino también una estimación de 2011. Y al mismo tiempo garantizará que nunca más se deje de cumplir el piso del 33% del presupuesto en educación, con metas precisas de dónde invertir y el origen de las fuentes de financiamiento".

En tanto que el lunes 16 de noviembre, también de 8 a 10, en el salón del ministerio, se volverá a reunir la Comisión de Fuentes de Financiamiento.

Haciendo un balance, Romero sostuvo: "Independientemente de las verbalizaciones de algunos sindicatos, la gran mayoría aceptó la propuesta de incluir certezas a esta altura del año, por supuesto con las legítimas aspiraciones que tienen de que la recomposición salarial sea mayor. Pero el planteo de este ministerio es que no vamos a hablar de las condiciones salariales dentro del proceso de condiciones laborales de manera disociada de la calidad educativa y de las condiciones de aprendizaje, porque el elemento esencial de las aulas es el alumno", afirmó

Comentá la nota