Con el aumento de coparticipación se volverá a pagar sueldos del 1 al 5

El gobernador Jorge Capitanich señaló que, si se cumplen las previsiones de incremento de la coparticipación federal que llegará desde este mes de enero, el Chaco podría acotar el cronograma de pagos a los empleados públicos y cancelar salarios entre el 1º y el 5 de cada mes.
Durante una conferencia de prensa que encabezó ayer en el Salón Obligado de la Casa de Gobierno, el primer mandatario chaqueño también dijo que complicaría a la provincia un aumento de salarios docentes luego de las paritarias nacionales que se reanudarán a fines de este mes.

Esos conceptos llegaron en el marco de una rueda de prensa ante los medios locales, en la que Jorge Capitanich repasó los resultados de las gestiones realizadas durante la semana pasada en la Capital Federal.

Ante la pregunta de NORTE sobre el informe difundido por la consultora privada Economía y Regiones que prevé un crecimiento del 20% en los fondos federales que recibiría el Chaco a fines de este mes, el gobernador sostuvo que la meta del gobierno para este primer semestre del año será regularizar el cronograma de pagos a empleados públicos entre el 1º y el 5 de cada mes.

"Observamos el comportamiento tiende a ser positivo", señaló el jefe del Ejecutivo Provincial sobre los números que estiman alrededor de un 20% de incremento en los fondos recibidos por la provincia en concepto de coparticipación, cifra que se elevaría al 26% más si se toma en cuenta el fondo sojero.

En este marco, Capitanich recordó que el Estado provincial logró superávit primario fiscal y financiero y no debió echar mano al endeudamiento pese a la pérdida de ingresos previstos inicialmente para el período octubre de 2008 y diciembre de 2009.

En otro punto, el jefe del Ejecutivo provincial dijo que el Chaco no vería con buenos ojos un eventual aumento a los docentes en las negociaciones paritarias nacionales. "Hemos planteado al ministro Alberto Sileoni que las paritarias nos generan un serio problema a las provincias argentinas, porque nos fijan una política salarial cuyo piso implica un incremento en nuestras erogaciones sin la contrapartida de cerrar un acuerdo salarial en el orden provincial", explicó Capitanich.

Al respecto, consideró que "el problema de los salarios tampoco resuelve la continuidad de los días de clases". Así, dejó claro que el gobierno no tiene ánimo de confrontación con ningún sector. Por eso se mostró partidario de mantener "un diálogo constructivo y escuchar a todos, generando las condiciones y resolviendo los problemas".

Comentá la nota