El aumento de la carne también llegó a los comercios locales

Mientras desde las entidades que nuclean al sector de la carne admiten que la mercadería subió "cerca de un 40 por ciento desde diciembre", los comerciantes de la región confirmaron los incrementos y adelantaron que podrían persistir "hasta junio".
"Los distribuidores anunciaron una nueva suba, que no podrá absorberse y tiene que trasladarse directamente al mostrador", señalaron a Info Región desde un Frigorífico de Lomas de Zamora. Los consumidores, en tanto, se quejan y amenazan con "dejar de comprar".

Los aumentos de la carne vacuna que en diciembre y enero se hicieron sentir en el mercado de Liniers resuenan ahora con más fuerzas en los mostradores de las carnicerías, donde los comerciantes ya no pudieron evitar que las subas lleguen al bolsillo de los consumidores. Según las entidades que nuclean al rubro, entre el último mes del año pasado y el primero de este, la carne subió "cerca de un 40 por ciento" y en este marco los locales de la región no pudieron escapar a la tendencia: los dueños de la carnicerías de Lomas de Zamora, Almirante Brown y Esteban Echeverría admitieron que los precios están casi tan altos como la temperatura de los últimos días, y advirtieron que los proveedores ya adelantaron "nuevos incrementos".

"A principios de este mes la carne vacuna tuvo un nuevo aumento, pero desde ayer los distribuidores anunciaron una nueva suba, que no podrá absorberse y tiene que trasladarse directamente al mostrador, es decir, a los consumidores’", resaltaron desde el Frigorífico Morrone de Lomas de Zamora ante la consulta de Info Región.

Quienes trabajan en el sector atribuyen las subas a una conjunción de factores, entre ellos "el período de sequía que dejó como saldo casi 4 millones menos de cabezas" y "la ausencia de una política adecuada para el sector".

En este marco, desde la Cámara de la Industria y el Comercio de Carne de la República Argentina (Ciccra), afirmaron que "desde los primeros días de diciembre vienen subiendo los precios", y que esa suba "es de entre 45 y 50 por ciento". También remarcaron que "la estabilidad en los precios llegará después de junio".

"Lo ideal hubiese sido ir ajustando el precio a la realidad y de a poco, no como ahora, que se hizo de golpe, porque el latigazo en el bolsillo del consumidor será más fuerte", opinó Sergio Sánchez, dueño de una carnicería ubicada en Monte Grande.

Desde la carnicería "El Pangaré" de la calle Somellera al 700, en Adrogué, en tanto, confirmaron que "la carne sufrió un aumento del 50 por ciento" y resaltaron que "las subas comenzaron desde principios de diciembre".

"En diciembre los carniceros bajaban la media res a un precio de $ 7 y $ 8 por kilo; mientras que hoy se baja entre $ 11,50 y $ 13 pesos", explicó por su parte el presidente de Ciccra, Miguel Schiaritti.

Lo cierto es que mientras los especialistas estiman una caída de la oferta ganadera, los vecinos de la región también vaticinan una fuerte baja en la demanda.

"Los precios están imposibles, un kilo de milanesas cuesta 20 pesos, un kilo de asado más de 20, hasta la paleta aumentó, que es uno de los cortes más baratos. Comeremos más pollo, porque no se pueden gastar 100 pesos de carne por semana, no hay bolsillo que aguante", se quejó Rosa Martini, una vecina de Adrogué que aseguró que recién volvió de las vacaciones y ya salió de la carnicería "espantada".

Comentá la nota