Aumentarían en la Provincia las pensiones graciables

Las cobran 42 mil beneficiarios. Las llevarían de 210 a 273 pesos por un cambio que aprobó Diputados en la fórmula para calcularlas
Los diputados bonaerenses dieron el primer paso en procura de incrementar los montos de las pensiones graciables, una contribución que paga la Provincia a cerca de 42.000 beneficiarios. Aprobaron un proyecto para que el gobierno bonaerense pague por ese concepto el 70% de la jubilación mínima, de manera que si la iniciativa se transformara en ley, las pensiones graciables pasarían de 210 a 273 pesos.

En rigor, la legislación actual establece que las pensiones graciables equivalen al 70% de la jubilación mínima. Pero la Provincia reglamentó la iniciativa de forma tal que no toma la totalidad del monto jubilatorio para calcular ese porcentaje.

En efecto, el haber mínimo es de 390 pesos. Pero ese monto está conformado por un "mínimo puro" de 300 pesos y un "compensatorio" de 90 pesos. De esta forma, la Provincia calcula el 70% para determinar las pensiones graciables sobre ese "mínimo puro" de 300 pesos y no sobre el total.

Así, al tomarse el 70% de los 300 pesos, surgen los 210 pesos que se pagan a las pensiones graciables. Pero los legisladores pretenden ahora aclarar con este proyecto que el gobierno provincial debe tomar la totalidad del monto de la jubilación mínima, con lo cual, de prosperar la iniciativa en el Senado, las pensiones pasarían de 210 a 273 pesos.

Las pensiones graciables son otorgadas a la vejez, invalidez, madres con hijos, menores desamparados y a padres, tutores y guardadores de menores de discapacitados.

Según los datos del Instituto de Previsión Social, que es el organismo que abona estas contribuciones, existen cerca de 42.000 beneficiarios.

MONTOS Y ACTUALIZACION

El monto que se paga a los beneficiarios de estas pensiones es por demás exiguo, según admiten los legisladores del oficialismo que impulsaron el proyecto, entre ellos, Alicia Tabarés. Pero el dato que hay que tomar en cuenta es que la Provincia, al otorgar estas contribuciones, le abre la posibilidad al beneficiario de utilizar la obra social del estado: el IOMA.

Ese ha sido con el tiempo, en rigor, el verdadero beneficio de las pensiones graciables más allá del monto que perciben sus titulares.

Pero el caso es que, más allá de la particular forma de cálculo que ha adoptado la Provincia, hay otra cuestión adicional que "achata" el monto de estas pensiones. Y es que el gobierno bonaerense no aumenta desde hace años la jubilación mínima que, como se dijo, es el valor que se toma para determinar la pensión.

En la Provincia, todos los haberes jubilatorios tienen el beneficio de la movilidad, esto es, se incrementan cada vez que los gobiernos de turno aumentan los sueldos del personal en actividad. Sin embargo, en este esquema de reajustes no están incluidos los haberes mínimos, que son incrementados por decreto del Gobernador.

Y como la jubilación mínima hace meses que no se toca -de hecho este año no se incrementó a pesar de que el resto de las pasividades recibieron dos aumentos-, esta situación terminó deprimiendo aún más a las pensiones graciables.

Hace casi dos años, el gobierno de Felipe Solá aumento el monto de las pensiones por decreto y las fijó en 210 pesos -unos 190 pesos de bolsillo por los descuentos del IOMA-. Y esa fue la última mejora que consiguieron los beneficiarios de estas pensiones.

Para salvar en parte esta situación, los diputados bonaerenses aprobaron por unanimidad en la última sesión un proyecto que obliga a la Provincia a tomar en forma efectiva el 70% de la jubilación mínima para calcular las pensiones graciables. Ahora el Senado, ya el año que viene, deberá decidir si transforma en ley esta iniciativa.

Comentá la nota