No aumentarán los precios en la Balcarce

El consumo en pubs y boliches bajó hasta un 20 por ciento respecto de la temporada anterior, señalaron empresarios.
Comerciantes anticipan pérdidas en su rentabilidad porque "no podemos ajustar los precios", dicen.

La crisis mundial genera incertidumbre. En Salta las salidas y diversiones nocturnas no escapan a las consecuencias de ese contexto internacional, además del preocupante panorama económico-social que directa o indirectamente afecta a todos.

Este marco obliga a que los boliches y pubs de la capital salteña mantengan durante este verano los precios de las entradas y bebidas para seguir atrayendo a los jóvenes de la ciudad y a los turistas que llegan desde distintas partes del país y del mundo.

Tupac Puggioni, presidente de la Cámara de Comerciantes de la Balcarce, dijo que se viene una temporada difícil por el bajo consumo tanto de los salteños como de los turistas de todas las edades que llegan a ese popular paseo.

"Antes, un europeo compraba un vino de 50 pesos, pero ahora opta por uno de 25 pesos", señaló Puggioni. Además, remarcó que el consumo de los turistas y de los salteños en los pubs, restaurantes y otros locales del corredor de la Balcarce cayó entre el 15 y 20 por ciento con respecto a la temporada estival del año pasado.

Qué pasó en las fiestas

"Para las fiestas de fin de año generalmente aumentan los precios de la mercadería y las bebidas, por lo tanto para nosotros los costos también se disparan. Esta temporada se perderá mucha rentabilidad empresaria, ya que los dueños de los locales ubicados en ese corredor no aumentarán los precios de las bebidas ni comidas", expresó Tupac Puggioni.

Sin variantes

Por su parte, Sergio Cavolo, presidente de la Cámara de Boliches de Salta, dijo que "en esta época de verano se justificaba un pequeño aumento de los precios, pero este año no habrá variaciones porque no sabemos qué pasará con la situación económica del país".

Los precios de las entradas con consumición varían en los distintos locales bailables de la capital. El promedio ronda los $20, mientras que para adquirir otra consumición dentro de los boliches hay que sacar de la billetera entre 10 y 60, depende de la bebida que se pida.

Las lluvias

Los días de enero del año pasado quedaron gravados en la memoria de los salteños por las constantes precipitaciones. El mal clima ocasiona que la gente no salga de noche y opte por quedarse en sus hogares, otra variable que perjudica a los comerciantes y dueños de pubs y boliches.

"El año pasado no se trabajó bien. Esperemos que en los próximos meses el clima sea mejor", manifestó Cavolo.

Desolada

Por su parte, Puggioni dijo que hay temor de que reine la soledad en el corredor de la Balcarce si la lluvia vuelve a castigar todo el verano, sobre todo los fines de semana.

Es sabido que la debacle de la economía mundial impactó también en el ánimo de la gente. Y, según dicen los comerciantes salteños, "eso se nota en el momento del consumo". Los que llegan de esa parte del globo no gastan dinero como en otras temporadas.

"La crisis afecta el bolsillo y la mente. Los extranjeros que visitan Salta vienen golpeados psicológicamente por la crisis. Desde los mochileros hasta los turistas más ancianos empezaron a adquirir bebidas y comidas más económicas", relató Puggioni.

Centro de reunión

Pese a estas consideraciones, el corredor de la Balcarce seguirá siendo el centro de reunión de chicos y grandes, de salteños y turistas, porque allí se puede encontrar la mejor música y la más exquisita comida regional.

Además, la calle Balcarce ya está instalada en el programa obligado de quienes llegan por primera vez, como el lugar adonde no se puede dejar de ir.

Siempre está de temporada, porque se suma a los planes oficiales y privados de reactivación del turismo tradicional, de aventura, religioso, histórico y cultural.

Comentá la nota