Aumentarán las cuotas del plan 0 km por la suba salarial y la apreciación del real

El plan oficial para la compra de un auto 0 kilómetro acaba de ponerse en marcha y las terminales anticipan que las cuotas subirán en función de los incrementos salariales 2009 y de la apreciación del real, en el caso de los modelos de origen brasileño, anticiparon fuentes de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Las terminales comenzaron a firmar el viernes los acuerdos con la ANSeS para administrar la cartera –el organismo financiará el 80% del vehículo, a una tasa nominal anual de 8%–, por lo que esta semana el plan debería estar completamente operativo. Todos los interesados en adquirir un vehículo deberán acreditar no haber poseído nunca un cero kilómetro y tener ingresos de manera tal que la cuota a pagar no supere el 30% del sueldo. Para disponer del vehículo inmediatamente, la persona debe pagar 20% del valor del auto en efectivo y luego continuar pagando las cuotas.

Pero el contrato establece que estas cuotas podrán actualizarse trimestralmente, en función de los costos de producción y bajo la aprobación del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Las fuentes de Adefa señalaron que si bien el funcionario intentará evitar subas bruscas, se producirían ajustes en función de los acuerdos salariales a los que llegue cada empresa y, fundamentalmente, de la evolución de los costos brasileños a partir de la evolución de su moneda. “En el caso de los autos brasileños, los costos dependerán de la apreciación del real. Si la moneda continúa ganando valor, las terminales van a tener aumento de costos y ahí podría haber problemas”, dijeron las fuentes. Es que la gran mayoría de los modelos de vehículos incluidos en el plan –los autos chicos– son fabricados en Brasil.

Pero para tentar a los consumidores con el plan, los concesionarios evitan mencionar esa cláusula y algunos sugieren que las cuotas son fijas. Los ajustes no resultarían un problema para quienes poseen el dinero para cancelar el vehículo, pero sí para los que optan por la financiación por no disponer de los fondos.

Para poner en marcha el plan, Moreno insistió a las terminales para que presenten un modelo base a un precio bajo. Pero estos vehículos –muchos sin aire acondicionado ni dirección asistida– no se encuentran en el mercado, por lo que para disponer de estas unidades el comprador debe esperar, cómo mínimo, 60 días. De todas maneras, el consumidor argentino ya está acostumbrado a adquirir un auto más equipado y es por eso que los autos base no están siendo requeridos. El concesionario aprovecha, ofrece el mismo modelo pero con los servicios adicionales y cobra la diferencia en efectivo, junto con el anticipo de 20%.

Por otra parte, los concesionarios nucleados en la Cámara de Comercio Automotor (CCA) aseguraron que el plan oficial están funcionando y reclamaron un “mecanismo similar para los vehículos usados”, dijo el titular de la CCA, Alberto Príncipe, ante la caída que afronta ese segmento.

Comentá la nota