Aumentarán los controles en el uso del agua de red

Así lo efectivizarán ASSA y la Municipalidad de conjunto, para evitar el derroche en el servicio. Con buena calidad y tendiendo a una proliferación en la instalación de medidores, desde Aguas Santafesinas, esperan un verano similar o mejor al anterior.
Con el alza progresiva de las temperaturas y los históricos inconvenientes que padece la ciudad en pleno verano respecto al servicio de agua corriente, se comenzaron a gestar trabajos para controlar los consumos, pero principalmente poder hacer docencia en cuanto a evitar derroches.

"Estamos emprendiendo una acción importante, es la primera de este tipo que se realiza en la provincia de Santa Fe, en las 15 ciudades en las que prestamos servicio. Se trata de un trabajo en conjunto entre Aguas Santafesinas y la Municipalidad de Rafaela, con la particularidad que nosotros como empresa no tenemos poder de policía para controlar el uso del agua potable y la posibilidad de evitar el derroche de este recurso tan vital, entonces logramos encarar esta acción en conjunto que básicamente es la presencia en vía pública, tanto de personal nuestro como de la Municipalidad", enunció Guillermo Lanfranco, el responsable de Relaciones Institucionales de ASSA.

Básicamente, estas tareas estarán enfocadas en el recorrido por los barrios con provisión "aceptable" de agua potable, con lo cual subyace una lógica en la distribución, más que en la provisión, si se piensa el problema del agua en Rafaela, según la mirada de la empresa. "Hoy nosotros estamos entregando a la red un promedio de 300 litros diarios por día, cuando a nivel mundial se considera una provisión aceptable para los seres humanos, cubriendo el uso básico de bebida, higiene y limpieza de 250 litros diarios. Quiero aclarar que Rafaela no es que esté en excelentes condiciones el servicio, pero la cantidad de agua que estamos entregando a la red, está por encima de la media que se considera razonable, para un nivel de vida standard".

En el camino a estabilizar el servicio en toda la ciudad, Lanfranco se comprometió a avanzar sobre esta equiparación, recortando los usos no adecuados del líquido en beneficio de quienes padecen la falta.

Tal como lo había adelantado LA OPINION, ASSA dispondrá un equipo móvil en la calle, para controlar por ejemplo las disposiciones de las ordenanzas vigentes para el lavado de veredas, los martes y sábados, antes de las 8 de la mañana y después de las 22 horas, "habrá una instancia, durante algunas semanas, de educación respecto a estas cuestiones que tienen que ver con el uso del agua. También se va a advertir en los casos que se detecte, aunque sea visualmente algunos equipos bombeadores que no están dentro de los autorizados, se explicará que generan problemas a otros vecinos e incluso pueden provocar problemas sanitarios, porque restan presión a la red y pueden hacer ingresar líquidos extraños. Se va a aconsejar la instalación de cisternas con bombas elevadoras".

Acompañado por Dante De Nardo, gerente regional; Marcos Medina, el responsable local de ASSA y José Carusso, subsecretario de Seguridad Vial y Ciudadana del Municipio, Lanfranco detalló esta suerte de trabajo de campo que tenderá a "generar conciencia ciudadana respecto al uso racional del agua, tomarla con un elemento natural que cada vez es más difícil procurarlo y que nosotros podemos como servicio público llegar a cada hogar, pero que precisa de un uso riguroso".

BUENA CALIDAD

"La calidad del agua de Rafaela, como en las 15 ciudades en las que nosotros prestamos servicio, está asegurada por las condiciones de producción que tiene y los controles que se realizan, casi en forma cotidiana, tanto en la zona de captación de Esperanza, como la que tenemos aquí en Rafaela, agua que pasa por la planta de ósmosis. Se toman muestras en todos los lugares, en la cañería distribuidora, como también en los domicilios", la referencia se da en cuanto al análisis de composición del agua que se desarrolla en los laboratorios de ASSA y son también contrastados por un muestreo encargado por la Municipalidad a la Universidad Tecnológica Nacional, por lo tanto, en ninguno de los casos se detectaron elementos que pongan en duda las condiciones del líquido distribuido en los hogares.

MEJOR SERVICIO

Aguas Santafesinas SA comienza de esta forma a dar mayor seguridad, como por ejemplo "hemos incorporado una importante cantidad de equipos electrógenos, para el trabajo de las bombas en el establecimiento de Rafaela, como para todo el campo de captación en Esperanza, como en el trayecto del acueducto. Hoy por hoy podemos decir que ante un corte de energía, un servicio mínimo se puede brindar, con lo cual se puede asegurar que no va a haber cortes del servicio".

Queda pendiente el aumento considerable de la producción, lo cual no es de inmediata resolución. Según Lanfranco, "la planta de ósmosis inversa está trabajando al ciento por ciento, pero vamos a aumentar en un cinco por ciento la capacidad de producción, con lo cual puede resultar escaso, pero será más que el verano pasado, con lo cual las condiciones del servicio deberían ser por lo menos iguales o un poco mejor que en el verano anterior".

El uso de agua alternativa, como la de napa, es viable para lo que se precise y no intervenga el consumo humano, en tanto, ASSA promoverá la instalación de micromedidores del servicio. "Rafaela es la ciudad que en el último año creció más en el porcentaje de medición del servicio, llegando al 33 por ciento. Sabemos que no es suficiente, hay que ir hacia una medición total, no es fácil transitar ese camino porque es una inversión importante, porque lo que se le cobra al usuario por la instalación no cubre los costos, pero es una meta que nos hemos planteado. Lo haremos paulatinamente y vamos avanzando en ese sentido".

Comentá la nota